VIOLETADAI1“Tendríamos que animar a las personas a conocerse, no a imitar”

Ser diferente es complicado, hay gente que no comprende quién eres, lo que haces, la dualidad de tus objetivos o el aspecto que nace de ti. Violeta Dai siempre lo ha sido, con una doble faceta en equilibrio, en la que es posible sentirse bien con uno mismo. En la universidad estudia Derecho y Políticas, aunque fuera de las aulas no es raro verla en un shooting, en algún evento o montando un estilismo para cualquier editorial. La moda forma parte de su vida pero no lo es todo, Violeta esconde en ella mucho más, una visión del mundo que puede materializarse sin importar etiquetas. Doble o al cuadrado, podríamos hablar de polos opuestos que se atraen, de dos personalidades o simplemente de sólo una infinita. En el auge de lo digital no se identifica con la Generación Z, se siente cómoda con el 2.0 y utiliza su Instagram (@violeta.dai) como testimonio de lo que quiere mostrar. Acaba de volver de París y hemos aprovechado su regreso a Madrid para hablar con ella sobre moda, arte, Internet y la esfera de la apariencia en nuestro país. Collages realizados por Violeta Dai con fotografías de Adolfo Pardo.

¿Cómo has pensado tu outfit?
Ha sido un poco improvisado. Venimos Edri y yo de París muy inspirados y con un poco de su armario y del mío, este ha sido el resultado.

¿Sueles meditar lo que te pones?
No, lo que me pongo depende mucho del día o del momento.

¿Cómo cambió la moda tu vida?
Desde siempre, desde que tengo uso de razón me ha encantado transformar ropa, hacer estilismos, fotos… Lo de estar más metida en el mundo fue a raíz de conocer a Edri, que me fue llevando a eventos. Siempre he tenido una imagen diferente y en el instituto la gente me miraba, soy de un pueblo muy pequeño donde la gente te mira.

¿Qué significa ser “moderno”?
Estoy un poco en contra de etiquetar las cosas. Que algo sea o no moderno es también muy subjetivo. Para mí, lo que es moderno es que está de moda y, en mi opinión, eso ya está out, ya me aburre porque cuando algo empieza a ser muy constante me cansa.

Ahora la tendencia es intentar seguir una estela alternativa ¿Se ha generalizado demasiado?
Puede ser, es posible que la gente intente ser quien no es y ahí está el fallo. Esto se nota, cada uno tenemos algo especial y no es necesario imitar o intentar ser quien no eres, te desnaturalizas ¿no? Aunque es verdad que está pasando.

¿Ha influido en ello redes sociales como Instagram?
Claro, sin quererlo, en este mundo tan rápido de Internet, te llegan estímulos de todos lados y terminas moviéndote en todo un mar de información. Por ejemplo, cuando yo iba al instituto ya empezaba a llevar cosas diferentes, la gente me criticaba y al tiempo ellos lo llevaban. Entonces, te encuentras con que quieren ser diferentes, pero no confían en esa diferencia y necesitan verlo estandarizado para atreverse a ello. De hecho, me planteo si mucha gente es realmente diferente o es pura fachada.

VIOLETADAI2

¿Ser diferente es fácil o complicado en España?
Yo siempre me he sentido diferente y a veces te sientes solo, un extraterrestre, y eso tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

¿Cuáles?
Siempre he criticado seguir al rebaño y tener ese punto de vista crítico te hace ver las cosas con más proyección y con una mayor capacidad de decisión, con más autonomía. Después, también somos personas, necesitamos vivir en sociedad, y sentirte fuera de lugar te hace sentir raro pero al mismo tiempo bien. Es un sentimiento complicado de explicar. A veces, la soledad o el sentirte alejado de lo que te rodea te hace preguntarte el porqué de muchas de las cosas que pasan en el mundo.

Entre toda esta marabunta 2.0 ¿Dónde buscas inspiración?
Ahora mismo, en el momento presente, en el París underground, y desde hace ya un tiempo en el mundo de Japón, oriental… También en el día a día, en lo que ves, en lo que te sirve y aplicas y ya no sólo a la hora de vestir, también en la manera de comportarte.

¿Qué reflexión has sacado de este último viaje a París?
Voy a serte muy sincera porque fue llegar a Madrid y, en pocos segundos, darme cuenta de que la gente intenta ir de algo que no es, ir de guay… y eso me da lástima. Hay mucha gente que no va de nada, va de él mismo y tiene una esencia infinita. Aquí en España no hay tantas personas así, es todo apariencia y eso me entristece porque, al menos por ahora, es dónde vivo.

¿Se puede perder el mensaje del artista entre la apariencia de un perfil social?
Sí, puede que sí. Y esto de que te valoren por los seguidores que tengas actualmente es muy común. Es cierto que hay que saber darse a conocer y moverse, pero el que es bueno es bueno y eso se sabe por pocos seguidores que tenga. También el arte es subjetivo, son los gustos los que juzgan muchas veces. Por otro lado, cada uno tiene algo dentro que expresar que quizás conecte más con unos que con otros.

VIOLETADAI3

¿Alguno que te esté gustando?
Después de París, Vetements. Últimamente son muy inspiradores y con ellos estamos muy obsesionados porque son la vida, la calle, no tratan de imponer nada. Aunque no tengo ningún icono favorito, ni lo he tenido nunca.

¿Cuáles son las propuestas que más te convencen?
No quiero dar nombres, porque sinceramente no me siento identificada con nadie en particular, pero sí en la tendencia de prestar atención a lo que la gente necesita. Después de todo el mundo de apariencia, de caos… lo de las mangas largas, las mascarillas, taparse, esconderse… me gusta porque significa centrarse en uno mismo, un “me da igual lo de fuera, ahora quiero una introspección, estar bien conmigo mismo”.

Dentro de este mundo de la moda rápida y el low cost ¿Cómo te posicionas?
Me siento crítica porque la forma de obtener esos precios es a través de la explotación, es pura lógica de mercado y te hace sentir mal. Alguna vez compras ahí porque no tienes suficiente dinero… El poder del sistema es muy fuerte y a veces te arrastra. Es complicado posicionarse.

¿Te planteas diseñar?
Sí, ya he hecho algunas cosas para mí. Siempre me ha gustado desde que era una cría.

De entre lo que has hecho, ¿qué prenda que destacarías?
No tengo favoritos, la verdad, pero quizás un top que me hice hace tres años, que me encantaba entonces y que ahora le encanta a todo el mundo. Se ve un montón en moda, de hecho.

VIOLETADAI4

Entre tus planes de futuro, ¿incluirías esta faceta?
Sí, me gustaría, pero como tengo esta doble vida también me planteo otras cosas. Ahora me estoy decantando por la gestión cultural, hago un curso sobre ello además de ir a la universidad y por ese lado me gusta, pero siempre tienes la esperanza de poder producir algo propio.

¿Cómo lo haces para casar estas dos facetas?
Es complicado, ahora por ejemplo me he reducido las asignaturas a tres, en mi carrera suelen ser cinco y no te dejan tiempo para nada más. No sé, poco a poco, me tengo que organizar mejor porque el tiempo pasa muy rápido.

¿Qué tal con los compañeros de clase?
Después de cinco años ya me conocen (risas). En cuanto a lo de vestirme, sí es verdad que no iría como voy hoy, llevaría un pantalón. Más que nada porque en ese tipo de ambientes, paradójicamente y por lo general, la apariencia se juzga antes que tu capacidad intelectual.

Dentro del 2.0, ¿qué opinas del mundo blogger?
No me identifico nada con ello, tuvieron su momento y ahora lo veo pasadísimo. Antes fue el primer paso, ya se dio y ahora todo es más instantáneo, más visual. Lo importante es expresarte tú mismo sin intentar convencer a nadie de lo que haces y de que lo que tú haces es lo que hay que seguir. Tendríamos que animar a las personas a conocerse, no a imitar.

VIOLETADAI5

¿Amor real o virtual?
Real, claro, aunque el virtual también puede ser divertido. Creo que esta esfera virtual nace de un deseo de escapar de la realidad, tienes menos tiempo para conocer a gente y socializar, por lo que poder hacerlo mientras estás en casa es interesante, aunque luego te puedes llevar un chasco… No es ni bueno ni malo, es otra realidad, otro mundo, otro paradigma.

¿Qué rescatarías de la era analógica?
La auténtica esencia de las personas, sin las apariencias ni el deseo de aparentar, lo real. Tampoco me paro demasiado en pensar en el pasado, hay que vivir en el presente con un poco de perspectiva de futuro, claro.

Un mensaje de juventud
Espero que la gente se empiece a centrar más en sí misma, que intenten conocerse y dejen de compararse. El arte puede ser una puerta para conseguirlo, supone analizar tus sentimientos para materializarlos, sacarlos fuera de algún modo para poder estar bien y canalizar lo que te pasa, lo que sientes.

VIOLETADAI6

VIOLETADAI7

VIOLETADAI8

VIOLETADAI9

Coméntalo

comentarios