pareja
Carla Navas y Víctor Molina, fundadores de WIT

Tras unos años de aprendizaje en los Estados Unidos, Carla Navas y Víctor Molina han puesto los cimientos de WIT, We Innovate Together, como ellos mismos dicen “un estudio que aglutina todas las facetas creativas que interactúan con el ser humano en sus espacios cotidianos. Una simbiosis de arquitectura, diseño e interiorismo cuyo propósito es sumar su potencial creativo, para hacer de cada proyecto una experiencia emocionante y cercana”. Bajo esta premisa, su universo verbaliza el estado de confort a un nivel de ideal humano que comienza desde su mismo estudio en el Pasaje Batlló de Barcelona, donde han conseguido su gran reto: habilitar una zona laboratorio donde fomentar la creatividad del equipo. Sobre todo esto y su filosofía, hablamos con ellos.

¿Qué hay de diferente, o complementario, en cada uno de vuestros enfoques?
Carla aporta la sensibilidad del habitante de los espacios, el confort y la coherencia estética hasta en el último detalle, incluido el atrezzo. Víctor desarrolla el concepto del proyecto arquitectónico, los espacios la luz natural, y la materialidad. El debate interno del equipo entre el concepto general y la vida interior de cada espacio enriquecen el resultado final del proyecto.

Dentro de vuestro concepto, está la arquitectura, pero también el diseño de interiores y mobiliarios. ¿En cuál de estos tres campos os sentís más cómodos?
Nuestro proyecto ideal es aquel en el que una disciplina lleva a la otra, empezamos por la arquitectura, seguimos con el interiorismo, y el mobiliario surge como complemento indispensable de los anteriores.
El cambio de escala entre los tres campos necesita de un tiempo de adaptación, este salto es muy refrescante y te obliga a replantearte todo de cero. Si acabas de diseñar una fachada y de repente tienes que pensar en una mesa, eso obliga a unos ajustes que te empujan a cuestionártelo todo. En más de una ocasión soluciones desarrolladas para el mobiliario son trasladadas a interiorismo y arquitectura, y viceversa.

¿Cuál es el punto de encuentro entre estas tres facetas?
Para nosotros el punto de encuentro es el diseño, el pragmatismo y sobre todo el no dar nada por sentado, en las tres disciplinas estos 3 elementos son indispensables.

Salón
Reforma integral del edificio de viviendas en El Born, Barcelona
Edificio de viviendas en El Born, Barcelona
Edificio de viviendas en El Born, Barcelona

¿Y la relación del espacio con el individuo?
Para nosotros es primordial tanto nuestro enfoque arquitectónico, cómo el interiorismo e incluso el mobiliario, siempre está pensado desde cómo se vive y qué experiencia queremos que perciba el individuo. Queremos construir espacios que se disfruten, que se vivan, nos distanciamos de los espacios asépticos, fríos y distantes.

Una de las características de vuestro trabajo es la funcionalidad de los diseños. La interrelación de los diferentes elementos están perfectamente concentrados en un concepto plenamente unitario. ¿Con qué perspectiva enfocáis cada pequeño diseño dentro de su integración a un nivel más amplio?
Para nosotros el proyecto es un todo, desde las grandes decisiones hasta el más mínimo detalle, fruto de un trabajo exhaustivo de mucha perseverancia. Hoy en día las prisas nos empujan a decidir rápido, hacemos un esfuerzo por encontrar la pausa necesaria para pensar y definir todo el proyecto, hasta que la imagen final no nos convence al 100% no nos quedamos tranquilos. Eso genera un proceso caótico al escoger acabados y materiales, con múltiples muestras, pero siempre encontramos una paleta y unos materiales que nos acaban convenciendo.

Uno de vuestros sellos identificativos son términos tan fácilmente usados hoy en día como “diáfano” o “espacios abiertos”. ¿Qué significan para vosotros estos conceptos? ¿Con qué grado de significación los aplicáis?
Los espacios abiertos y diáfanos no son buenos per se. Puedes tener una enorme sensación de espacio en un apartamento minúsculo, lo que buscamos es que el individuo tenga la sensación de apertura, de amplitud y perspectiva, sea cual sea su proyecto.

Hotel Surf&Yoga en Santander diseñadO por WIT
Hotel Surf&Yoga en Santander diseñado por WIT
Estudio WIT
Estudio WIT

Creo que el estructuralismo está muy presente en vuestros diseños arquitectónicos. Asimismo, en los interiores se palpa una simbiosis entre estructuralismo y corte rústico. ¿Cuál es el equilibrio entre estas dos tendencias?
Se encuentran siempre en el material, intentamos ser muy honestos, que los materiales transmitan y se puedan palpar. Creemos que lo conceptual no está reñido con el confort. Disfrutamos investigando, buscando muestras y materiales que sean capaces de transmitirte sensaciones.

Dentro de vuestro trabajo, ¿qué influencias os han marcado más?
Los despachos donde hemos trabajado siempre dejan huella, unos por su materialidad y detalle otros por su profesionalidad y diseño. Buscamos siempre arquitectos o interioristas que honren el material, Peter Zumthor, Vincent van Duysen, H arquitectes, Studio Mumbai, etcétera.

¿Cómo veis el panorama actual de la arquitectura en España?
La arquitectura y el diseño en España siempre ha tenido un nivel muy alto. La crisis ha servido para que grandes diseñadores y creativos tengan la pausa para cuestionarse muchas cosas, reinventando y aportando nuevas soluciones a antiguos problemas. La burbuja inmobiliaria requería de un ritmo y disponía de unos presupuestos que no requerían replantearse soluciones y menospreciaban el ingenio. Ahora despachos con diseño, dispuestos a replanteárselo todo están floreciendo, poniendo a España de nuevo en el mapa de la arquitectura como ejemplo de raciocinio en los costes y en el uso de soluciones locales. Creemos que viene una época de crecimiento y reflexión intelectual.

WITWe Innovate Together
Passatge Batlló, 14 Bajos 2ª, Barcelona.
Sígueles la pista > Instagram.

Coméntalo

comentarios