Entre ollies, flips y pistas de skate nació un mito. Los ochenta nos trajeron, entre otros muchos iconos pop, una zapatilla que marcó historia: la Sk8-Hi de Vans. Creadas en respuesta a la creciente popularidad del Vert Skating (una nueva disciplina de skate que se popularizó a finales de los 70), las Sk8-Hi hicieron su debut en 1978, siendo las primeras zapatillas altas de la marca. Un plus de amortiguación, soporte y protección, sumado a una estética que se extendió como la pólvora entre skaters de medio mundo, convirtieron a este modelo en must-have sobre el monopatín. Una década después, esta silueta incorporó el “parche ollie”, un refuerzo que aumentaba su durabilidad y resistencia al desgaste que los trucos de skate provocan en las zapatillas. Desde entonces, la Sk8-Hi ha mantenido su diseño prácticamente intacto, llegando incluso a calzar los pies de skaters de la talla de Stacey Peralta o Craig Stecyk (miembros del grupo Bones Brigade).

Sin embargo, la fiebre de las Sk8-Hi se extendió mucho más allá de la comunidad del skate. Hoy en día, es un modelo preferente entre músicos, artistas y la mayoría de sneakers lovers. Motivo de esto es la variedad de colores y materiales que han personalizado los diferentes diseños de este modelo de zapatilla prácticamente desde su inicio. Además, diseñadores como Marc Jacobs, Opening Ceremony y Gosha Rubchinskiy, han utilizado las Sk8-Hi como lienzo de sus colaboraciones con Vans, al igual que otros gigantes del streetwear como Supreme, WTAPs y Stussy.

En la actualidad, la Sk8-Hi se ha ganado un merecido puesto entre las siluetas más icónicas de la marca. Esta temporada, Vans hace un homenaje a este clásico con nuevos colorways, colaboraciones y tejidos. Por un lado, su versión clásica reeditada: la Sk8-Hi Lite, con mayor flexibilidad y suela vulcanizada; por otro, dos colores especiales disponible de forma exclusiva en su página web y en tiendas seleccionadas. ¡La Sk8-Hi continúa su legado!

Coméntalo

comentarios