Unos vivos e intensos colores en trazos de enorme fuerza expresiva donde el color tiene una condición abstracta y es el contorno de las figuras el que tiende al realismo conforman las señas de identidad del talentoso ilustrador catalán Conrad Roset que, encuentran ahora, un lienzo sin precedentes: el tren que circula en la línea Barcelona-Vàlles.

Esta línea de tren se ha llenado de color, alegría y luminosidad gracias al universo pictórico de este joven artista apasionado del dibujo. Mediante esta proyección artística, Aigua de Moritz, la cerveza sin alcohol 0,0 de Moritz, da la bienvenida al verano transformando un tren en el lienzo perfecto para expresar emociones y “en un soporte de comunicación para una sorprendente obra de arte, como es la realizada por el gran Conrad Roset.”

La obra de este joven ilustrador ha sido expuesta en Los Ángeles, Londres, Nueva York o San Francisco, y en todas ellas una explosión de color y alegría se hace tangible, como en este tren, iniciativa artística que Roset afirma que nunca olvidará si consigue con ella alegrar el día a todos aquellos que suban al tren.

Coméntalo

comentarios