prussians-3-pc350gra

Les han comparado con Arctic Monkeys o The Kooks y ya han tocado en festivales como Arenal Sound o Ebrovisión. Cuando se junta un cantante mallorquín medio alemán con un guitarrista peruano, un batería español de origen filipino, un teclista argentino y un bajista mallorquín con una edad media de “24,3 periodo” que hacen canciones que no son las “típicas que hablan de amor”, sólo puede pasar esto. Hablamos con Dominic, el líder (rompecorazones) de la banda.

¿Por qué os llamáis The Prussians? En la E.S.O. estudié el reino prusiano y me gustó cómo sonaba Prusia. Yo soy de Mallorca pero también puede tener que ver con mi origen polaco-alemán. La banda nació en 2009. ¿Qué os llevó a Tino Lucena y a ti a formar el grupo? Tino ya tocaba la batería y yo empecé con la guitarra. Éramos amigos, patinábamos juntos y nos pusimos a hacer un poco de ruido. A partir de ahí, seguimos con el proyecto. ¿Cómo conocisteis al resto? Por casualidad. Al guitarrista lo conocimos tocando en un festival. Le gustó nuestra música y nosotros buscábamos un guitarrista así que se incorporó. Después, nos recomendaron al bajista, y al teclista lo conocimos porque el guitarrista se lió con su hermana. (Risas) Líos de camas… Sí, se fueron añadiendo así como sin querer. El proyecto cogió seriedad cuando estábamos los cinco. ¿Qué podéis aportar vosotros a la escena indie española? Ser uno de los pocos grupos alternativos de España que cantan en inglés. ¿Qué sentís segundos antes de empezar a tocar? Nervios positivos, pero también calma. Vamos muy tranquilos y con muchas ganas. Entonces para ti, la palabra “directo” es sinónimo de… Realidad. Hay álbumes de grupos que son buenísimos pero luego en el directo no son capaces de trasmitir lo mismo con su realidad. Lo que no es la realidad es la grabación. ¿Dónde os morís por tocar? El sueño sería el festival Glastonbury, pero nos gustaría en cualquier sitio de Inglaterra porque allí nació este tipo de música. ¿Cómo os veis de aquí a cinco veranos? Seguiremos haciendo canciones y dando conciertos. De todas formas no sabría decirte porque no sé ni cómo vamos a estar dentro de un año. Si tuviera una novia tampoco sabría qué decirle. Menos aún. (Risas) ¿Alguna vez has sentido que la vida de músico no es siempre de color de rosa? Cada día. Formar un grupo, hacer canciones y dar conciertos está muy guay pero todo lo que hay detrás como promotoras, managers o sellos es menos gracioso. Aquí ves que en realidad, a veces, no importa la música sino los números. Cuando tu número ya no valga la pena para alguien, ya no vas a ser tan guay o tan simpático. En ocasiones, hay más preocupación por hacer canciones por otros motivos que porque te llenen al cien por cien, aunque en ese aspecto nos consideramos muy alternativos porque no hacemos canciones para los números sino para sentirnos bien. Hemos tenido la oportunidad de fichar por alguna empresa grande y nos decían que teníamos que tirar más por un camino en concreto pero la verdad es que no nos ha interesado. ¿Qué se siente al ser el rompecorazones de la banda? No sé qué contestar… (Risas) Cada uno tiene sus virtudes y juega en su liga. Nunca me ha incomodado hablar con chicas, así que me lo tomo como si voy en el metro y hago un doble check con alguna chica. Me lo tomo bien, tampoco creo que sea exagerado. (Risas) ¿Tenéis muchos seguidores? Cada vez más. En Mallorca es complicado porque uno nunca es profeta en su tierra, pero poco a poco tenemos más seguidores allí. Hemos hecho la gira en la península y ha venido mucha gente. Si vuestra música fuera un color, sería…Un amarillo dorado. Y un olor… A campo. Y un sabor… Menta.

prussians-trenpc350gra

Kerala”, el EP que The Prussians publicará a principios de año, se compondrá de cuatro canciones que Dominic escribió cuando estuvo en la India. Son muy diferentes entre ellas y nos muestran que el grupo juega “en el mismo equipo pero en distintas posiciones”. “Es un EP de un viaje, de un color, de un sentido”.

Kerala

Coméntalo

comentarios