FOTO-1
© Rachel Sender, 2017

Hoy os presentamos a Rachel Sender, nuevo talento nacional en el mundo de la ilustración, pasión que mezcla con otro arte en auge, la cerámica. A la hora de crear sus llamativos dibujos, Rachel confiesa que se inspira en la gente que tiene a su alrededor. Rotterdam, dónde vive actualmente, es una ciudad llena de gente ambiciosa que no se deja impresionar fácilmente por los retos, y esa actitud es contagiosa e inspiradora para ella.

© Rachel Sender, 2017
© Rachel Sender, 2017

A la hora de crear nos encontramos frente a una artista bastante meticulosa cuando se enfrenta a un cliente. Tras investigar sobre el tema en cuestión empiezan sus bocetos y así llegamos al resultado final, momento más relajante para ella, una última fase en la que nos confiesa que le encanta escuchar podcasts, ya que no necesita usar ese lado del cerebro para crear. Respecto a la situación actual de la ilustración en España, Rachel nos cuenta que lo más difícil de la ilustración es tener proyectos de manera regular, pasando de tener varios a la vez a otras veces ninguno, cosa que Sender llena con proyectos personales en paralelo, como la cerámica. Composiciones mínimas con una gama de colores frescos y bastante planos, así es el trabajo de esta artista que siempre necesita trabajar con una pizca de humor y un guiño al espectador. Actualmente, Rachel combina sus trabajos editoriales con publicaciones periódicas y encargos de cerámica, y aunque su meta es seguir viviendo de lo que le hace feliz, si tuviese que confesarnos un sueño sería el de hacer la portada del New Yorker. Mientras deseamos toda la suerte del mundo a este talento nos quedamos con una frase suya: “Todo puede ser inspirador. Lo feo, bonito, ruidoso o tranquilo”.

© Rachel Sender, 2017
© Rachel Sender, 2017
© Rachel Sender, 2017
© Rachel Sender, 2017
© Rachel Sender, 2017
© Rachel Sender, 2017

 

ABOUT RACHEL SENDER

Rachel Sender
Rachel Sender

Rachel trabaja en un espacio entre la ilustración y el diseño gráfico. Después de cuatro años de experiencia en estudios de diseño en su Barcelona natal, Rachel se trasladó a los Países Bajos en 2008 para comenzar por su cuenta. La ilustración editorial es ahora su mayor núcleo de trabajo, aunque todavía acoge con satisfacción los proyectos de diseño gráfico que le llegan. La interacción de estas distintas pero complementarias disciplinas ha forjado el estilo creativo único de Rachel: mínimo, limpio, colorido y juguetón.

Síguele la pista en Instagram.

Coméntalo

comentarios