Dejame-salir-1

El terror, especialmente el norteamericano, pasa por un momento dulce. En la presente década, varias películas modestas, partiendo desde lo indie, han conseguido traspasar los márgenes hacía lo mainstream haciendo uso de una reformulación postmoderna del terror muy bien recibida por el público. A The Cabin in the Woods e It Follows se les suma este año Déjame salir, la sensación de género del 2017 producida por la factoría Blumhouse, especialistas en convertir material low cost en exitosas sagas (les avalan The Purge y Paranormal Activity, por ejemplo). En esta ocasión, el ingeniero de este artefacto es Jordan Peele, un joven director negro neoyorquino –conocido hasta la fecha más por su faceta como actor cómico al frente de Key&Peele, un programa de sketches de Comedy Central– que para su debut en el largometraje convenció a los productores para que apostaran por este relato de una pareja interracial que decide pasar un fin de semana en el hogar familiar de ella bajo el pretexto de conocer a sus allegados más directos. Lo que parecía un simple trámite inherente a cualquier relación amorosa desemboca en una cinta de terror de supervivencia.

Dejame-salir-2

Peele juega de forma astuta con las emociones del espectador al encajar la película en los carriles de la comedia romántica con toques de ironía para, finalmente, lanzarla hacia el terror (sin perder esa ironía) mediante avances y giros retorcidos y oscuros. Lo que arranca como una comedia con Los padres de ella como faro visible, muta en una cinta de terror con ecos de La invasión de los ultracuerpos, La semilla del diablo, Los niños del Brasil o El seductor. El planteamiento inicial muta indiscriminadamente hacia otros subgéneros, y abraza sin disimulo referencias canónicas del género. En el caso de Peele, lo apuntala con una crítica racial expuesta de forma subrayada, lejos del encaje más fino de George A. Romero en La noche de los muertos vivientes, por ejemplo, y expuesta para una digestión apta para el gran público. Es una pena que la película termine resolviéndose en lugares tan comunes, y perdiendo su potencia de arranque arrastrada por una navegación por el plano superficial, aunque nada de eso influirá en su ascenso imparable en taquilla impulsada por el hype y la supuesta “novedad” de la propuesta, aunque en realidad recicla y acumula varios referentes del terror.

Déjame salir se estrena en los cines españoles este viernes, 19 de mayo.

Coméntalo

comentarios