FOTO1NewOrdernewORDER

Si existe un grupo que en los 80 supo vender su música mejor que nadie, esos fueron New Order, la herramienta favorita de Peter Saville, diseñador gráfico de Factory Records (mítica casa discográfica de Joy Division y New Order), donde su concepción de los discos tendía al objeto de culto. Desde el mismo aspecto de las portadas diseñadas por Saville, refulgía la intención de crear una “obra de arte”. Algo a lo que la iconografía constructivista ideada para los diseños gráficos redundó en la tendencia hacia la posesión de los “productos Factory”. Cuando se compraba un disco del sello la sensación era más la de comprar un cuadro o una escultura. Los aires de exclusividad que se daban en Factory establecieron una frontera indivisible entre los artistas pertenecientes al sello y todo lo que estaba fuera de él. La idea de que Factory era el aspecto de la nueva Mánchester desprendía brumas de elitismo, unas de las que, cómo no, The Fall fueron unos de sus máximos críticos.

Portada de “Unknown Pleasures”, de Joy Division
Portada de “Unknown Pleasures”, de Joy Division

Quizá la obra de Saville que más ha transcendido sea su portada de “Unknown Pleasures”, el debut discográfico de Joy Division. De hecho, Saville fue quien mejor definió las sinergias internas del sonido gestado. “Unknown Pleasures” es una obra que, por su contrastada representación de hologramas sonoros, se percibe como música donde la frontera entre oído y retina se derrite en un mismo meridiano de percepción. El diseño minimalista creado por Saville refleja el fondo inescrutable de su interior. Asimismo, las frecuencias de radio son la representación gráfica del sonido. No obstante, donde su obra cobró mayor relieve y matices fue por medio de New Order. Del aura renacentista de la cubierta ideada para “Power, Corruption & Lies” a la sobriedad ascética de “Substance 1987”, la pulcritud matemática de sus trazos quedaron perfectamente definidos; sobre todo, cuanto más minimal, caso del último disco citado. Es, precisamente, este recopilatorio el que cumple su 30º aniversario este 17 de agosto.

Portada de “Substance 1987” de New Order
Portada de “Substance 1987” de New Order

Obra pionera dentro de este formato compilador, este fue el primer disco de la historia donde el concepto de “grandes éxitos” fue, verdaderamente, ampliado a través de un rescate de rarezas, caras B de singles y remezclas. En aquella época pre-internet, la función de rescatar joyas perdidas como Ceremony o In A Lonely Place resultó básica para el cambio de función del típico “greatest hits”; en este caso, dispuesto como una radiografía monumental de la esencia de un grupo: de sus grabaciones primerizas a todos sus singles publicados más allá de sus LPs; en su caso, una liturgia que cumplieron religiosamente durante su lustro inicial como banda.

Qué más se puede decir de una obra que contiene las memorables versiones extendidas de clásicos del tecno pop como Temptation, Thieves Like Us, Confusion, True Faith, Perfect Kiss o Love Bizarre Triangle. New Order en estado puro, más que cualquiera de sus grandes álbumes de estudio, ya sea “Low-Life” o “Technique”, no existe mejor puerto de entrada a la discografía de los de Mánchester que esta obra monumental, certificación de que no hubo banda en los 80 que supiera mejor que ellos cómo fundir vibración dance y espíritu indie.

Peter Hook & The Light tocarán el jueves 23 de noviembre en la Sala Moon, en Valencia.
El viernes 24 de noviembre lo harán en la Sala Arena, en Madrid.
Y el sábado 25 de noviembre cerrarán su mini-gira española en la Sala Apolo, en Barcelona.

Coméntalo

comentarios