Un travelling a ras de una tierra intransitada, una fulgurante panorámica cenital de la frondosa exuberancia de un bosque remoto, motas de polvo que danzan entre la flora: la palpitante exuberancia de la naturaleza sublimada en todo su esplendor. Como contraste, una estructura de madera como insertada con calzador, la limitada mano del hombre enfrentándose a la inmensidad del universo natural con el suyo propio: el conceptual. Este es el escenario elegido para la presentación de “Katastrophe”, la colección para la próxima primavera–verano de Soulland, que bucea en las profundidades del intelecto para rescatar una de sus creaciones más retóricas y difusas: el legado de la Bauhaus.

Con la coreografía “Das Triadische Ballet” como referente y la música de Nicolas Malinowsky, el pulso entre naturaleza y abstracción cobra vida en un desfile de paso firme y duelos silenciosos, miradas impertérritas como percha de las formas geométricas y las fragmentaciones arquitectónicas de la escuela alemana, que se estampan en forma de collage sobre camisas concienzudamente abotonadas y ligeros jerséis de punto multicolor deudores de Kandinsky, sin abandonar la suavidad cromática que caracteriza a la marca. Trenchs levemente metalizados, chaquetas marineras, cazadoras militares, zapatos Oxford en contacto directo con la piel, pantalones chinos moteados y el traje en sus versiones clásica y desestructurada se suceden sobre el improvisado catwalk con una contundente despedida. Never mind the bollocks…

 

Directors: Silas Adler & Mathias Nyholm Schmidt

Music: Nicolas Malinowsky

Track: Skateboarder

Record Label: Sound Pellegrino

Coméntalo

comentarios