Cocina textil a fuego lento. Este fue el mensaje que nos transmitió el diseñador Custo Dalmau pocos minutos antes de que sus propuestas para la temporada SS16 comenzaran a llenar la pasarela de la 080 Barcelona Fashion. “¿Tú sabes la de horas que hay aquí?”, decía señalando a uno de los vestidos de esta colección. “¡Es un puzle! Un puzle de materiales y formas que han sido ensamblados hasta ver el vestido”. Se trata de piezas con una gran cantidad de detalle y un largo proceso de fabricación. Custo Barcelona ha inspirado esta propuesta en el movimiento culinario que titula su colección: Slowfood. Un concepto que tiene varios puntos en común con la perspectiva que la firma tiene de la moda. Un homenaje a la creatividad y la personalidad, y una declaración de intenciones que ubica a la marca en el lugar más opuesto y alejado del campo de juego del fast fashion. Prints gráficos y geométricos -fieles a la esencia de la firma-, plisados, tiras, irisados y una paleta de colores inspirada en la naturaleza son algunas de las notas clave de la colección.

Hacer soñar sobre una pasarela parece ser algo que la marca domina a la perfección. “La pasarela es un laboratorio para nosotros”. Sin embargo, el diseñador reconoce que “a veces te dice la gente… -Oye, ¡Es que esto nunca llega a la calle!-”. “Nosotros intentamos que todo llegue, pero hay cosas que cuestan más, y entonces llegan de manera algo descafeinada. En todo caso, para nosotros no tiene sentido una pasarela comercial, y respeto que lo hagan los demás, pero nuestra causalidad en la pasarela tiene que ser otra. Si tienes que sacar lo que va a estar en el escaparate, para mí no tiene sentido. Para eso tienes el escaparate. Aunque hay gente que también utiliza la pasarela para vender, nosotros entendemos que ésta tiene que ser un discurso de creatividad e innovación”.

Backstage de Custo Barcelona en la 080 Barcelona Fashion

Otra de las cuestiones que más inquietan el panorama de la moda actual y que nosotros trasladamos al diseñador pasa por el tema del menswear. “Yo creo que hay más oportunidad en el mercado de hombre que de mujer porque hay menos competencia, y el hombre se está despertando para consumir moda”. En cuanto a hombre de Custo y sus diferencias con respecto a la mujer, “el ADN es el mismo, porque es el color, el grafismo, la fusión de materiales… Pero claro, digamos que la intensidad del lenguaje es distinta”. Según Custo en este campo siguen existiendo algunos límites y tabús culturales, “y es muy difícil que algunas cosas se conviertan en realidad a nivel de calle. Al contrario que en mujer. Yo creo que hay mujer para todo”. “Sin embargo, yo creo que en estos momentos tal vez corre más creativamente el hombre que la mujer”. Que corra, y mucho. Pero sin olvidar la cantidad de ventajas estéticas que a veces podemos encontrar en la palabra slow.

Custo Dalmau en el backstage de 080 Barcelona Fashion

Coméntalo

comentarios