Sisterhood, la colección que los chicos de La Casita de Wendy ha preparado para el próximo AW 2014-15, puede leerse como la confluencia tan inconsciente como coherente de dos de los valores más significativos del buque insignia del diseño de moda independiente patrio: su armonioso activismo social, ese que empieza en uno mismo y en el que cada pequeño gesto cuenta, y un background referencial tan romántico como esa actitud vital que, con la crítica y el público cogidos en un puño, llevó al dúo de diseñadores a darse de baja voluntaria en la por entonces pasarela Cibeles hace ya casi diez años. En un contexto en el que el receso de los derechos sociales (con especial mención para los femeninos) causa estragos en nuestro país, Inés e Iván han vuelto la mirada hacia las musas prerrafaelitas del siglo XIX: mujeres curiosas, emprendedoras, intelectuales y creativas que renegaron de la sumisión a la que pretendía abocarlas la machista y represiva sociedad de la época, quedando condenadas a un ostracismo que en no pocas ocasiones acabó en tragedia. Mujeres como Georgie  Macdonald, Effie Gray, Jane Morris o Julia Prinsep, cuya historia, levemente apuntada en los cuadros de Dante Gabriel Rosseti, William Morris, John Everett Millais o Edward Burne Jones y deliberadamente sepultada bajo décadas de obligado olvido, es recuperada dos siglos después para convertirlas en protagonistas de un homenaje que se hace extensivo a todas las mujeres que luchan por salir de las sombras. La colección presta especial atención al caso de Lizzie Siddal, modelo de la famosa Ophelia, que tras años de sufrimiento fue enterrada junto con los poemas que le dedicó su marido, el también poeta Dante Gabriel Rosseti. Cuenta la leyenda que, cuando éste quiso recuperarlos dos años más tarde, la exhumación le sorprendió con un cadáver impoluto, impermeable a las inclemencias de la muerte, cuya pelirroja cabellera había alcanzado su mayor esplendor. Con la lana, la seda y el algodón orgánicos como tejidos principales y el habitual protagonismo del punto, los diseñadores introducen la técnica del tinte natural para sus pañuelos y bufandas, en una colección manufacturada íntegramente por pequeños artesanos locales. Lo que se dice predicar con el ejemplo

.

Fotos: Elena Grimaldi
Modelos: Mónica Saski, Elena Carril, Victoria Zarate, Cristina Jacob
Gracias a Ana Sender & Pablo Padilla por sus maravillosos estampados y a Raquel & Pilar de Lanusa por sus preciosos adornos y accesorios. Y a Mundo Lanar por su fabulosa bufanda tintada en azul.

Coméntalo

comentarios