“SHIRLEY: VISIONES DE UNA REALIDAD”, Gustav Deutsch
Del cuadro a la pantalla; imágenes con historia e Historia; pintura cinética, reflexiva y desolada; estados de ánimo Hopperianos; la soledad era esto;
los Estados Unidos (y solitarios) de América; cine-arte
Austria. Estreno 8 de agosto

 INSIDE EDWARD HOPPER

¿Quién no recuerda a la institutriz voladora Mary Poppins saltando de la mano con los rebeldes Jane y Michael sobre un cuadro pintado en la acera para introducirse en la realidad inventada y trazada (ni más ni menos que la caza del zorro más animada)? Pues bien, el explorador Gustav Deutsch nos da la oportunidad de colarnos en el interior pictórico de Hopper, y así entrar en esas casas solitarias y caminar por esas calles vacías de esas ciudades anónimas, tan frías como impersonales, tan propias del que pinta y que ahora cobran vida en 1, 2, 3… ¡Acción!

¿Pero quién es Shirley? Una mujer atractiva, carismática, comprometida y emancipada que vive una realidad que no es aceptada en América y de la que nos hace partícipes con un monólogo reflexivo a través de trece de los cuadros más representativos de Edward Hopper (por ejemplo, “Office at Night” o “Woman in the Sun”), y que ahora se convierten en viñetas animadas y ancladas en tres décadas: desde los años 30 a los 60. Instantáneas en movimiento y con el eco (radiofónico) de aquellos hitos social-político-culturales que definieron los EEUU: el bombardeo de Pearl Harbor, el asesinato de Kennedy, la llegada a la luna, la Guerra Fría, Billie Holiday, Bob Dylan o Joan Baez.

¿Y por qué Hopper? Por ser uno de los representantes del siglo XX que destacó por su representación de la soledad del hombre contemporáneo a través de sus pinturas de la América de la Gran Depresión (que para él simbolizaba la crisis de la vida moderna). Y precisamente, una de sus características pictóricas fue el tratamiento cinematográfico de las escenas y el empleo de la luz, que además ha influido a multitud de directores como Martin Scorsese, Win Wenders, David Lynch, Jim Jarmusch y Alfred Hitchcock. Desde su “Nighthawks” (reflejado en “El final de la violencia” de Wenders) a la “Casa junta a la vía del tren” (como el hogar de Norman Bates y la ambientación de “Psicosis” de Hitchcock), Hopper ha inspirado mucho cine… Pintor de ejecución lenta y pausada: precisamente como la mirada cinematográfica de Deutsch a su galería iconográfica. Porque no hay mejor compañía para sentir la soledad de una gran ciudad que el señor Hopper.
Del cuadro a la pantalla de cine, transformando la imagen en historia viva y en Historia del cine, con un repaso muy vivo a la “American Scene”. Más que nunca: el cine es arte en movimiento.

 

MUST WATCH

Ideal para: Realistas emocionales con tendencia a la desolación y al pesimismo; para interdisciplinarios; para livianos, sosegados, pensantes, monologuistas y ensayistas de lo cotidiano.

Llévate a: A todo aquel que le cueste pisar un museo y cuya última referencia artística sea una caricatura; a quien no conozca a Hopper; al que acuse al arte de falta de movimiento, comunicación y conexión con el que mira; al que diga que un cuadro siempre es “frío”.

Te gustará si: Sabes escuchar, y cuando miras, no te limitas a observar si no que también contemplas; si disfrutas del silencio, sabes estar solo y te gusta caminar por las calles vacías; si consideras que no hay historia sin Historia; si te van los EEUU; si te gusta el cine experimental.

Videoteca de parecidos razonables: De “La joven de la perla” (1665) de Johannes Vermeer a “La joven de la perla” (2003) de Peter Webber y con Scarlett Johansson como la susodicha perlada. Las pinturas cinematográficas sobre la vida y obra de “Basquiat” (Jeffrey Wright, acompañado por David Bowie, Courtney Love, Parker Posey…), “Pollock” (Ed Harris), “Modigliani” (Andy Garcia), “Caravaggio” (Nigel Terry), Francis Bacon (en “El amor es el demonio”) o “El loco del pelo rojo” (con Kirk Douglas como Vincent Van Gogh). El documental biográfico sobre la artista serbia Marina Abramovic (“La artista está presente”) con un gran retrospectiva de sus perfomance en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA). “Made in Spain”: el autorretrato de Goya que Gabino Diego rescata del bombardeo por parte del Bando Nacional en “La hora de los valientes”; “El artista y la modelo” de Fernando Trueba”; un Francisco Rabal como “Goya en Burdeos”; Ernesto Alterio como Dalí en “Buñuel y la mesa del rey Salomón; o, el documental sobre el proceso creativo del pintor a través de la contemplación, “El sol del membrillo”. Y dentro de la colección del “arte del entretenimiento”: los cuadros malditos de Vigo (el Cárpato) en “Cazafantasmas 2” y de la “Habitación 1408” del Hotel Dolphin; el “San Giorgio Maggiore durante el crepúsculo” (valorado en 100 millones de dólares) de Monet que un multimillonario Thomas Crown (Pierce Brosnan) roba en el remake de John McTiernan de la película con mismo título de 1968 y con Steve McQueen y Faye Dunaway; el retrato de Kate Winslet desnuda y “maja” en “Titanic”; o, el falsificado cuadro de Rembrandt de “La gran estafa americana” e incluso los cuadros “The boy with the Apple” (encargado a Michael Taylor) y “Two lesbians masturbating” (del pintor contemporáneo Rich Pellegrino) de “El Gran Hotel Budapest”. Por último, la escena de la iniciática “Viaje a la luna” (1902) de Méliès, donde, mediante pintura exclusivamente, se simulaban varias distancias artificiosamente, así como las medidas del cañón y la lejanía de la luna. Cine que pinta pintón.

Filmografía selecta de Gustav Deutsch: Ha dirigido dos documentales tirando de la experimentación. Con “Film Ist.” (1998) y“Film Ist. 7-12” (2002), el realizador austriaco mostraba diferentes fragmentos de filmes científicos que incluían desde el vuelo de los pájaros, a huracanes, los efectos de las olas, o como un coche se estrellaba contra una pared a cámara lenta. En el 2009 presentaría “Film Ist. A girl & a gun”, una experiencia cinematográfica dividida en cinco actos (Génesis, Paraíso, Eros, Tánatos, Simposium) sobre la batalla de sexos y en la que el director utilizaba cientos de fragmentos de películas mudas, coloreándolas en algunas casos y añadiéndoles música en otros. Una obra desconcertante e hipnótica, con fragmentos de textos de Hesíodo, Safo y Platón. Puedes consultar su laboratorio de experimentos en: http://www.gustavdeutsch.net/

MUST: Por ser arte que late gracias a sus “tableau vivants”; por lo estimulante de su propuesta, entre lo personal, lo social, y lo político en una pintoresca síntesis entre cine y pintura; por la exhaustiva exploración a Hopper; por sus luces, texturas y colores; por ser un fantasmagórico retrato de los EEUU; por su melancolía (reforzada por las canciones de David Sylvian); por ser un merecido homenaje de vuelta, cinético y cinematográfico a uno de los pintores con más influencia en la pantalla grande; por poner el ojo de la cámara en las pinturas de Hopper; por convertir la pintura en escenario cinematográfico y así convertir los personajes pintados en protagonistas con historia. Porque la Historia está hecha de la suma de pequeñas historias personales como las de Shirley.

“Hopper no retrata la realidad sino que la escenifica. La escenificación y el montaje de la realidad son también la naturaleza de esta película”.
Gustav Deutsch

TRAILER OFICIAL SUBTITULADO AL CASTELLANO

 

Coméntalo

comentarios