Sexo fácil, películas tristes. Alejo Flah. Argentina-España, 2014. Comedia romántica.
Estreno 24 de abril

 

AMORES CONCÉNTRICOS

Tal es la debacle del Amor en esta nuestra posmodernidad que hasta los que viven de narrar historias reconocen que, en términos románticos, la realidad no alcanza ni de lejos la ficción. A falta de un conocimiento detallado (e indeseable) del currículum sentimental de Alejo Flah, y a juzgar por la construcción de manual de su película, es probable que, como le ocurría al personaje de Nicholas Cage en “Adaptation”, el realizador argentino haya hecho de su bloqueo creativo un sayo con la cara de Ernesto Alterio como su (presunto) alter ego. Una estrategia casi tan vieja como el mismo cine que cuenta aquí con Quim Gutiérrez y Marta Etura, la pareja cinematográfica más prolífica del cine español, como encarnación del amor idealizado (e ideal) que la industria del entretenimiento ha popularizado para la evasión (o frustración, según se mire) de sus espectadores y solaz de sus propias cuentas corrientes. A este respecto, Flah se muestra ostensiblemente indulgente, como evidencia el paralelismo entre la construcción de la historia escrita por su personaje Pablo Diuk (a la sazón guionista en plena crisis sentimental) y la suya propia, amén de la disección verbalizada, voz en off mediante, de los resortes narrativos de la comedia romántica estándar. Dentro de este andamiaje intertextual, el director pone un ojo en la cinefilia del madrileño de a pie, que reconocerá en la película centros de peregrinaje tan míticos como la librería (de cine) Ocho y Medio, a su vez homenaje a la obra magna de Fellini. Un juego de matriuskas que, si bien no destaca por su originalidad, entona el espíritu en estos tiempos más bien fríos.

Quién: El debutante Alejo Flah, director de orquesta de las parejas formadas por Ernesto Alterio y Julieta Cardinali, por un lado, y Quim Gutiérrez y Marta Etura, por otro. Mención especial para Carlos Areces en el papel de amigo gordito tanto de Alterio, en la película, como el susodicho, en la vida real, han hecho alusión explícta.
Qué: Una historia de amor dentro de una historia de desamor. Cualquier parecido con la realidad ¿es pura coincidencia?
Dónde: Dos universos concéntricos, uno en Buenos Aires y otro en Madrid.
Cuándo: En un presente con vocación de perpetuidad.
Por qué: Por la química entre Quim y Marta y su calidez general.

 

TRÁILER

Posología: Arquitectos sentimentales, aprendices de guión y románticos benévolos.
Contraindicaciones: Aficionados al harcore emocional, el cine de Cathérine Breillat y la prosa de Sasha Grey.
Efectos secundarios: Cierta sensación de déja vu.
Véase también: Stranger than fiction, la epopeya de un agobiado Will Ferrell por convencer a su creadora, la escritora interpretada por Emma Thompson, del homicidio que planea para él desde las páginas de su novela. La historia interminable (la novela), hitazo de la identificación multidimensional y del fantástico en general. En su edición con doble tinta, por supuesto.

 

Coméntalo

comentarios