El vínculo de la ciencia y el arte es indisociable, con que arañemos un poco por encima de la historia universal del arte, los avances científicos han permitido la construcción de edificios, el descubrimiento de nuevos materiales (que a su vez han permitido el poder experimentar y crear nuevas obras) y el avanzar hacia el siguiente paso de la historia del arte. Pero no hace falta que nos pongamos tan profundos o eruditos, de cómo la ciencia ha repercutido directamente en el arte pop contemporáneo es un claro ejemplo Bob Esponja. Bob Esponja nació de la mano de Stephen Hillenburg, un biólogo marino que, como no sabía muy bien cómo explicar (e ilustrar) a sus alumnos lo que era el fondo del mar, decidió que la mejor forma era crear unos pequeños personajes que mostraran la biodiversidad del mundo marino.
Dejando a un lado a los iconos pop, no hace falta que miremos muy lejos para ver cómo la ciencia y la fauna marina pueden influir y formar parte del arte contemporáneo. No hace mucho os comentábamos que el físico Arie Van’t Riet había usado su conocimiento en rayos X para crear una serie de fotografías en las que captura la naturaleza y su entorno.
Tirando de los  hilos e indagando un poco más sobre el fenómeno fauna, natura y rayos X, hemos topado con la serie de imágenes llamada CLEARED. Estas fotografías del año 2013 nos muestran a animales marinos, como el tiburón, la raya o la manta, escaneado en rayos X y con vistosos colores.

Lejos de parecer algo común y típico, el resultado de las imágenes es impactante, futurista y sorprendente: con coloridos tonos como el azul alcian o el rojo alizarino (que ha sido previamente inyectado y después escaneado) podemos ver los entresijos y entretipas que se convierten en hermosas y casi abstractas obras de arte del futuro.
A través de estos rayos X podemos ver el hermoso e intrincado interior de los animales marinos y, cuando empiezas a mirarlos detenidamente, te olvidas de que estás viendo una criatura del mar y comienzas a pensar que estás dentro de un videojuego o de un cuadro hiperrealista flúor.
Aunque todo el proceso en sí pueda parecer escalofriante, ninguno de estos animales ha sufrido daño alguno ya que todos ellos fallecieron en centros marinos de forma natural.
Merece la pena echar un vistazo e indagar en el arte del futuro (en obras y exposiciones del pasado como CLEARED) porque, visto lo visto, la robótica y la tecnología formarán parte no sólo de nuestro día a día sino también de cómo entenderemops la estética y las transformaciones que vendrán como algo innegable y que no podemos dejar de tener en cuenta.
El arte del futuro ya está aquí y ha venido a quedarse.

 

Coméntalo

comentarios