Caras que trascienden la belleza a través de la personalidad, rostros que hablan de algo más profundo tras su fisonomía, de un carácter que se impone a través de la autenticidad, de la crudeza. Esas son las razones por las que G-Star RAW ha elegido a Magnus Carlsen y a Lily Cole como protagonistas de su campaña primavera-verano 2014, por eso y por su lucha incansable hacia la consecución de unas metas, de unos claros objetivos personales. Magnus Carlsen (que repite con la firma vaquera tras una campaña que hizo época en 2010) es el jugador de ajedrez número uno del mundo, y se convirtió en una gran figura con tan solo 13 años.  Lily Cole es una modelo que a los 16 años conseguía ser portada de Vogue en Reino Unido, y mientras estudiaba Historia del Arte protagonizaba varias películas y dedicaba parte de su tiempo a iniciativas medioambientales y solidarias. Dos personajes dispuestos a comerse el mundo, a los que el adjetivo “raw” les encaja con verdadera precisión y justicia.

 

Coméntalo

comentarios