hofmann-calendario
Calendario personalizado con fotografías, de Hofmann

1. Apuntarte al gym

Reconócelo: te gusta (pensar que vas a) empezar el gimnasio el 1 de enero con las pilas súper cargadas. Quizá, hasta has renovado el armario de ropa deportiva sólo para convencerte (y casi obligarte) a ir. Te hacemos una recomendación: si sabes que no vas a ir, no caigas en las tentativas riendas de las promociones en los gimnasios del tipo “Pague tres meses y llévese seis” o “Pague el año entero y tendrá toallas gratis”. Y te lo decimos por experiencia. Si estás concienciado de que quieres/necesitas volver a coger el hábito deportivo y llevas tiempo sin hacer nada, lánzate, pero con calma. Empieza poco a poco, no te des la paliza desde el día 1 porque puede que acabes rechazando al gimnasio y a sus creadores. Tómate el deporte como una manera bonita y sana de desconectar, pero no te obsesiones. Y menos si llevas mucho tiempo sin ejercitar los músculos.

2.Leer más

Leer más no significa leer con más detenimiento los ingredientes del champú cuando estás en el baño. Ni tampoco significa exclusivamente leer más novelas de Zola. También puedes leer más artículos, ver más películas, ir a charlas, dejarte ver más por el teatro… Porque cuando dices que quieres leer más, quizá lo que en realidad estás pidiendo es nutrir tu espíritu y ampliar los límites de tu conocimiento. Por suerte, estamos rodeados de fuentes de sabiduría que nos están esperando. Propóntelo: resérvate un rato del día para tu ración cultural, ya sea con una peli, un rato de lectura o, incluso, una clase de yoga.

3. Salir menos

¡Venga, sí, tú puedes! ¿Cuál es el problema de quedarse un viernes o un sábado en casa? Necesitas tiempo para ti mismo. Tiempo para hacer un balance del día, de la semana e, incluso, de tu propia vida. Vivimos demasiado rápido, quedamos con demasiada gente y estamos fuera de nosotros demasiado tiempo. ¿Te has parado a escuchar esa voz interior que te dice qué alimento te apetece exactamente ahora mismo? ¿O qué melodía te gustaría escuchar ahora? Probablemente, no suelas satisfacer tus pasiones ni deseos del todo a causa del frenético ritmo de vida que llevamos. Haz la prueba: después de la dura semana, relájate un viernes en casa, compra helado/hamburguesas/oloqueatiteapetezca y quédate en silencio. Saborea lo que estás comiendo y lo que estás viviendo. ¿A qué te gusta?

4. Ser tú mism@

Tú, tú y después tú. Y luego el resto. Aunque pueda sonar egoísta, debes anteponerte al que dirán o pensarán y ser fiel a tus propios valores. Si crees que algo es injusto, dilo. Si no estás de acuerdo con una decisión, dilo. Si tienes una idea muy buena y no la expresas por vergüenza o miedo, dilo. Si tienes un sueño, persíguelo. Y por supuesto, si tienes que decir no, dilo. Guíate de tu emoción instintiva y tus pasos te llevarán lejos. 

5. Valorar más las cosas pequeñas

Y ya nos ponemos serios. Si todos los años te haces este propósito, es que no estás haciendo algo del todo bien. La vida se resume en los pequeños detalles: ese post-it que te ha dejado tu pareja sobre la almohada, el cocido que te preparará tu madre el próximo domingo o la canción que te ha mandado tu mejor amigo por whatsApp porque se ha acordado de ti. La gente que te rodea te demuestra su amor en pequeñas dosis como si fueras la planta que riegan con esmero día a día. ¿Por qué no hacer lo mismo? ¿Por qué no decir más “te quiero”? ¿Por qué echamos de menos a las personas cuando ya se han ido y, a veces, las echamos de nuestro lado cuando todavía están con nosotros?

hofmann-revelado

¿Por qué no inmortalizar todos los momentos especiales de 2017 y convertirlos en calendarios, álbumes o lienzos totalmente personales? Ahora puedes hacerlo con Hoffman de una manera sencilla y, sobre todo, muy creativa. 

Coméntalo

comentarios