HEAVEN CAN WAIT. Gran Vía, Madrid, 2015

“Lo que es bello, lo es cuatro veces más si es repetido”, asegura Carlos Puig Padilla. La obra del fotógrafo barcelonés viene a la capital con la exposición Being Psicodelic, compuesta por dieciséis fotografías en las que el autor expone una visión diferente sobre cinco ciudades como vehículo para expresar y defender la búsqueda de la felicidad infinita. Una visión tan experimental como introspectiva, enfocada a expresar “el mayor secreto de la vida”: escapar de la percepción del tiempo multiplicando aquellos momentos que nos hacen vibrar. Un plan perfecto para romper algunos límites impuestos por nuestra consciencia mientras jugamos a adivinar qué maravillosa urbe se esconde tras la psicodelia de cada imagen. Quizás descubramos algo que aún no conocíamos de Barcelona, Madrid, París, Salvador de Bahía o Lisboa. En definitiva, perderse para después encontrarse de nuevo y, de paso, aprender algo de aquello que ya dijo un día Helen Rowland: “las locuras que más se lamentan en la vida de un hombre, son las que no se cometieron cuando se tuvo la oportunidad”.

Expo Being Psicodelic, de Carlos Puig Padilla. Del 26 de noviembre al 9 de diciembre. Estudio Adolfo Barnatán (Calle Zurbano, 84 Bajo, Madrid). De martes a sábado de 16:00h a 20:00h. Entrada libre.

PAN’S LABYRINTH RELOADED. Place des Vosges, París, 2015 

SURFER’S PARADISE. Barra Grande, Brasil, 2011


THE WALL. Gran Vía, Madrid, 2015

VERTIGO. Gran Vía, Madrid, 2015

Coméntalo

comentarios