Técnicamente, el desparrame estival aún queda lejos, pero bien sabe Dios que en nuestros sueños nunca deja de ser verano. En ellos el mar se huele, se respira; las olas se nos meten por los ojos y por los oídos y nos encanta sentarnos en la orilla, batir los pies hasta formar espuma y hundir los dedos en la arena mientras la marea la arrastra hacia el fondo y sentimos su suave cosquilleo en cada falange.

Playhound, el vástago más rebelde y divertido de la marca tailandesa Greyhound, evoca todas esas sensaciones en su nueva colección, Art School Pranksters, que ya desde su nombre hace explícito el espíritu gamberro y aventurero que nos impulsa a zambullirnos en bomba en la piscina y perseguir el horizonte como si no hubiera un mañana. Es hora de remangarse la camisa de lino, dar la vuelta a los bajos de tus pantalones, calarse la gorra y salir a desafiar a El Gran Azul. Ni el cloro, ni el salitre, ni las tórridas temperaturas pueden disuadirnos, porque hoy el cielo está despejado y somos los reyes del mambo.

Coméntalo

comentarios