Desde el que todo vale es un todo vale constante y ya nada nos escandaliza, sorprende u horroriza (en el mundo de las tendencias, claro está) que las nuevas fundas de iPhone que ha diseñado Jeremy Scott para Moschino hayan conseguido que muchos pusieran el grito en el cielo. Hace unos días salió enseñamos (vía Facebook) la de un polo derretido, con palito de madera incluido, de Jeremy Scott para Moschino y sorprendió, encantó y escandalizó a partes iguales por suponer algo completamente (siendo sinceros) inútil, absurdo, divertido y auténtico.

Aunque en el mundo del decoro en el que nos movemos una funda tan grotesca queda in, it y guay por el hecho de ser de Moschino, no hace falta que indaguemos mucho por la red o demos muchas vueltas virtuales para descubrir, conocer y reconocer que ya existe una oferta de fundas para el teléfono extremadamente hilarantes, absurdas y sin sentido: desde las más sofisticadas kitsch como las de Shopjeen, que imitan a los perfumes de Chanel, hasta las más grandes como los teléfonos móviles de los años 80 y 90. Las de Amazon que muestran bananas gigantes (o las de Asos, también de platanitos pero no tan tremebúndicas, algo más sutiles), o las más grotescas que imitan a orejas gigantes, a manos o las Earonic, que juega con ironía, nunca mejor dicho, con las palabras ironic y earphone, y son una versión hiperrealista de una oreja con auriculares, con un teléfono o cualquier dispositivo electrónico geek.

Aunque ahora haya sido Moschino el que lo haya elevado a la categoría de moderno y aceptable, desde hace años las tiendas más cutres y kitsch ya ofrecían estos productos, así que, quizás, no deberíamos esperar a que una firma nos muestre una tendencia sino ir a un chino y comprar lo más loco que nos guste, y, a lo mejor dentro de un tiempo será lo más valorado y apreciado.
Es como si dejara de importar el teléfono, su utilidad y su avance tecnológico, a favor de lo que nos fascina, el poder tener la funda más estrambótica que se desmarque de las demás para poder ser los más originales y únicos.

Coméntalo

comentarios