Desde el año 2004 la artista checa llamada Veronika Richterová recoge todas las botellas y materiales de plástico que encuentra y los recicla convirtiéndolos en pequeñas esculturas. El tipo de plástico con el que suele trabajar es del tipo PET, por eso, ella misma llama a su obra PET-ART.

Coméntalo

comentarios