Antonio Vega en el Penta.
Antonio Vega en el Penta.

Rara vez somos conscientes de la importancia que el lugar concreto, el recinto y sus cuatro paredes, adquieren para la vida social y cultural de una determinada población. Más aún en las grandes capitales, donde las distancias y la superpoblación nos llevan a inventar nuevos templos contemporáneos; nuevas plazas públicas que, disfrazadas de tranquilos cafés o discretas salas de fiesta, ejercen de ágora en el que la ciudad moderna sigue conectando intelectos y transmitiendo expresiones artísticas.

Carátula de La chica de ayer, de Nacha Pop.
Caratula de La chica de ayer, de Nacha Pop.

Sin mayor ánimo de ponernos solemnes, lo que está claro es que Madrid no es en esto ninguna excepción. La explosión cultural que vivió una ciudad recién salida de la dictadura y que invadió todas las expresiones artísticas, tuvo en sus salas de conciertos, en sus bares y en su vida nocturna sus mayores campos de cultivo. El Pentagrama, como se le conocía en aquellos primeros años, fue uno de estos lugares de peregrinación desde que abriera sus puertas en la madrileña calle La Palma, allá por 1976. Primer germen de La Movida, fue una segunda casa para el punk, el rock y el nuevo pop español que triunfaría en las siguientes décadas.

Una noche en el Penta.
Una noche en el Penta.

Tierno Galván gobernaba Madrid con manga ancha, Chueca y Malasaña vivían años de transformación y la juventud española que llegaba a la capital lo hacía ávida de nuevos estímulos culturales. El Penta se convirtió entonces en la casa de Antonio Vega. Pero también la de otros que sonarían como Alaska o Los Secretos. Hasta sus puertas llegaban los primeros ecos de grupos como Pistones o Tam Tam Go. Y Mecano ya era banda sonora habitual para un bar que reunía entre sus paredes a lo más granado del moderneo ochentero de Madrid.

Antonio-Vega-en-el-Penta-2
Antonio Vega en el Penta.

Una época de excesos a la que, a diferencia de algunos de sus coetáneos que se quedaron por el camino, el Penta ha sabido sobrevivir hasta cumplir los 40. Sin duda, las nuevas corrientes de un Madrid que ha cambiado en todo lo han relegado a un papel testimonial. Pero el arte y la música contemporánea siguen recordando una y otra vez los acordes de una industria que se creó en aquellos años. Por todo esto y mucho más, sus actuales dueños creyeron que este cumpleaños debía ser especial.

 

XL ANIVERSARIO PENTA EN EL WIZINK CENTER 

De los grandes clásicos como Ariel Rot, Johnny Cifuentes, Javier Ojeda de Danza Invisible, Jaime Urrutia, Emilio Sancho, de Los NikisBernardo Vázquez, de The Refrescos, Pablo Carbonell, de Toreros Muertos, Nacho Campillo, de Tam Tam Go, o Miguel Costas, a La Habitación Roja, Lori Meyers, Zahara, Rubén Pozo, de Pereza, o Alberto Jiménez, de Miss Caffeina. Vanguardia y tradición unidas en un mismo escenario que servirá de puente intergeneracional entre nostálgicos y nuevos adoradores del pop-rock español. Todo ello, para celebrar los 40 años de un simple bar de Malasaña que supo convertirse en icono de una ciudad.

Pablo Carbonell y Alberto Jiménez en el Penta.
Pablo Carbonell y Alberto Jiménez en el Penta.
Fachada del Penta.
Fachada del Penta.

Concierto. XL Aniversario PENTA. WiZink Center.
Av. Felipe II, S/N, Madrid. Miércoles 29 de marzo a las 19:30h.

Coméntalo

comentarios