Hace tiempo que el debate acerca de la posible condición artística de disciplinas contemporáneas esencialmente comunicativas, como el diseño gráfico o la publicidad, ha sido saldado en sentido negativo, dado su intrínseco carácter comercial, en virtud del cual la creatividad del diseñador queda supeditada a los cauces marcados por el cliente para conseguir sus objetivos de venta. En este contexto de restricciones e imperativos lucrativos, no son pocos los mercenarios (supervivencia obliga) que en sus ratos libres buscan una válvula de escape para liberar su fecundo imaginario y abandonarse al placer de la libertad creativa. Eso es, ni más ni menos, lo que hacen Pep Carrió e Isidro Ferrer, dos de los diseñadores gráficos más aclamados de nuestro país, en la exposición “Pensar con las manos”, que el Museo ABC mantendrá abierta al público hasta el próximo mes de marzo.

Así, Carrió nos acerca el diario (no sólo) visual que ha ido alimentando cada día a lo largo de los últimos siete años, mientras que Ferrer hace lo propio con sus cuadernos de viaje y sus tres últimos libros de ilustraciones: “Los sueños de Helena”, “El libro de las preguntas de Pablo Neruda” y “Naturaleza nómada”. 




Una disquisición de la ilustración entendida en su faceta más expansiva, instintiva y aleatoria, que involucra al espectador a través de “Abierto todo el día”, una publicación interactiva con la que el lector puede crear sus propios itinerarios, activando vídeos, animaciones en 2D y 3D y piezas en realidad aumentadas mediante la pantalla de su dispositivo móvil. Un pase de cirujano directo al corazón de dos grandiosos creadores. 

 

Pensar con las manos. Del 10 de febrero al 30 de marzo en el Museo ABC. C/ Amaniel, 29. Madrid.

Coméntalo

comentarios