“ORÍGENES”, Mike Cahill.
Thriller biológico-molecular; romance indie; Sci-Fi intimista; óptica filosófica y New Age;
Creencias científicas VS. Creencias espirituales; ¿Existe el alma?; la naturaleza infinita del amor;
entre el hecho y la fe. Estados Unidos. Estreno 14 de noviembre.

MILLONES DE ESPEJOS

Michael Pitt es el Dr. Ian Gray, un biólogo molecular que estudia la evolución del ojo. Cahill afirma que el personaje de Gray está, en cierto modo, basado en Richard Dawkins, el conocido ateo y biólogo evolucionista. “Ian es un investigador, cuyo trabajo le lleva a cuestionarse sus creencias sobre la ciencia y la espiritualidad. Cuando le conocemos, Ian cree en las pruebas, en los datos. Por el contrario, la espiritualidad se guía por la fe, que es creer en algo sin ninguna prueba”. En una fiesta nocturna, Ian conocerá a una misteriosa mujer enmascarada con unos ojos asombrosos, pero después de su breve encuentro, ella desaparecerá antes de decirle su nombre. Con un poco de búsqueda y gracias a una serie de extraordinarias coincidencias, Ian conseguirá dar con la joven, cuyo nombre es Sofi (interpretada por la actriz franco-española, y nacida en Barcelona, Astrid Bergès-Frisbey). A medida que sus investigaciones continúan junto a su compañera de laboratorio, Karen (Brit Marling), los estudiosos de bata blanca descubrirán algo sorprendente con implicaciones de amplio alcance que complicará sus creencias científicas y espirituales.

En 1987, un profesor de la Universidad de Cambridge llamado John Daugman añadió una base científica a la creencia poética que susurra que los ojos son el espejo del alma. Descubrió que cada ser humano posee un patrón único y medible del iris, al igual que las huellas dactilares. Desde un punto de vista científico, el ojo es una máquina sofisticada y compleja. Según el director Mike Cahill: “Se compone del iris, la pupila, la retina, el nervio óptico, la esclerótica y varios músculos. Cada uno tiene unas funciones específicas y trabajan conjuntamente sin interrupción”.

Desde el pionero trabajo de Daugman, se han desarrollado sistemas de reconocimiento de iris que son capaces de fotografiar el ojo humano y generar un código único de 12 dígitos. La tecnología ya ha convertido en realidad algo que parecía inverosímil en películas de ciencia ficción como “Minority Report”: estos sistemas ya se utilizan en aeropuertos y zonas de pasaportes militares e incluso en instituciones privadas como Google. La complejidad del ojo ha generado desde siempre un apasionado debate entre personas de la comunidad científica y aquellos que confían más en la religión. Por ejemplo, Richard Behe, un importante bioquímico y creacionista, cree que el ojo es tan complejo que no puede ser explicado ya que cuenta con una estructura tan complicada que no se puede entender con la evolución. Por tanto, según éste, nuestros dos luceros son la prueba fehaciente de un diseño inteligente y, por ende, de la existencia de Dios. Otros, en cambio, proponen que un ojo humano en total funcionamiento puede haber evolucionado de células sensibles a la luz, pasando por montones de mutaciones a lo largo de los siglos. Creacionistas VS. Evolucionistas: la polémica está servida.

La niña de los ojos de “Orígenes”, Astrid Bergès-Frisbey, posee una característica poco común que Cahill ya había incorporado al personaje. El personaje Sofi y la actriz Bergès-Frisbey tienen heterocromía parcial, una extraña condición genética por la que se tienen los iris de colores diferentes. “Lo que se ve en la película son los ojos reales de Astrid”, asegura Cahill. “La parte interna es marrón, la de fuera es gris-azul verdosa y tienen motas y puntitos de diferentes colores. Yo creé el personaje de esa manera, así que cuando vi los ojos de Astrid, supe que tenía que ser ella”. Una mirada tan única… como las del resto de mortales. “Orígenes” nos abre sus ojos, también sofisticados y complejos, para recordarnos que cada uno de nosotros tenemos esta magnífica obra de arte en nuestra cara que expresa tantas cosas como las que oculta.

 

Todo el mundo en este planeta tiene un par de ojos únicos”.
¿Qué dicen los tuyos?

 

MUST WATCH

Ideal para: Visionarios, eruditos, espectadores profundos con ganas de aprender mirando; para los que se preguntan qué hay después de la muerte y pesan su alma.

Llévate a: Todos los que no abren los ojos; a los que solo crean en hechos, datos y pruebas, y descarten todo lo que no haya sido confirmado por la experiencia, la razón o la ciencia.

Te gustará si: Te aburres de observar siempre lo mismo; se te dan bien y te interesan mínimamente las ciencias naturales.

Videoteca de parecidos razonables: Desde la óptica cinematográfica, tenemos ojos de todos los colores y para todos los gustos. Para empezar, disfuncionales y fantasmagóricos, como los de “The Eye” (“Jian gui”), dirigida por los hermanos Oxide y Danny Pang, o los de su remake americano, “The Eye (Visiones)”, de David Moreau-Xavier Palud y con una Jessica Alba sufriendo visiones terroríficas tras haber pasado por un trasplante de córnea; los que están “A ciegas” (“Blindness”) en la adaptación al cine de Fernando Meirelles de la novela “Ensayo sobre la ceguera” del Premio Nobel Portugués José Saramago, y con Julianne Moore, Mark Ruffalo, Danny Glover y Gael García Bernal; aquellos que ocultan tramas criminales clásicas con acento argentino (“El secreto de sus ojos”); otros bien grandes, como los que pinta Margaret Keane en la inminente “Big Eyes” de Tim Burton; también están esos que se abren y descubren al que los porta que ha estado en un sueño en el que se le mantiene a través de animación suspendida y que, además, está muerto (“Abre los ojos”); hasta los que permanecen bien cerrados para no asumir la realidad de la relación de la pareja-hit de 1999, Cruise-Kidman (ojos que no ven… corazón que sí siente en “Eyes Wide Shut”); e incluso los que se pasan al maltrato (“Te doy mis ojos”). Filmografía selecta y muy personal para espectadores de corazón indie y mente Sci-Fi: “Under the skin” (Jonathan Glazer), “Distrito 9” (Neill Blomkamp), “Mad Max, salvajes de autopista” (George Miller), “Upstream Color” (Shane Carruth), “El hombre que cayó a la Tierra” (Nicolas Roeg), “Stalker” (Andrei Tarkovsky), “A Scanner Darkly (Una mirada a la oscuridad)” (Richard Linklater) y “Melancolia” (Lars Von Trier). Cine que parte de hipótesis fascinantes…

Filmografía selecta de Mike Cahill: A Mike Cahill (New Haven, 1979), de ojos azules y bien abiertos, además de una larga melena, le tira, y mucho, la metafísica y la ciencia. “Orígenes” es su segundo largometraje como guionista y director, y al igual que en su ópera prima, la ganadora del Festival de Cine de Sundance 2011, “Otra Tierra”, nos encontramos ante una exploración personal, nada convencional, de los misterios del mundo de la ciencia. Porque para el realizador, los científicos son un modelo importante a seguir. Según explica éste: “Se pasan la vida haciéndose grandes preguntas”, explica. “¿Por qué estamos aquí? ¿De qué estamos hechos? Exploran hasta los más ínfimos niveles de la materia y estudian las cosas más grandes, como el universo. Ojalá fuera científico, pero como soy director de cine, hago películas sobre científicos”. En “Otra Tierra” (con Brit Marling como protagonista), se volcaba con la ciencia ficción más filosófica y psicológica mediante teorías de la física cuántica sobre universos paralelos. La película fue un gran éxito en el Festival de Cine de Sundance y ganó el premio Alfred P. Sloan y el Premio Especial del Jurado. Cahill empezó a trabajar para National Geographic, primero como interino y, al cabo de unos meses, se convirtió en el productor, editor y cinematógrafo más joven de toda la plantilla. Después de varios años grabando tiburones, tortugas y otros animales marinos para la serie “Crittercam”, Cahill se mudó a Cuba durante un año para hacer el galardonado documental “Boxers and Ballerinas”, escrito, dirigido y producido a dos manos con… su actriz “fetiche” Brit Marling. También ha realizado otros documentales como “Leonard Cohen I´m your man” y “Everyone Stare: The Police Inside Out”. Cahill y Marling tienen otro compañero de batallas, Zal Batmanglij (“The East”). Precisamente es la actriz el denominador común en las cintas del trío, que se conocieron en la Universidad de Georgetown, siendo ésta la coguionista y protagonista de las películas de ambos directores.

MUST: Mejor Película en la Sección Oficial Fantàstic de Sitges ’14; y Premio Alfred P. Sloan en el Festival de Sundance ’14, con el que se destacan los filmes relacionados con la ciencia y la tecnología. Por ser una portentosa y musculosa aventura que equilibra lo emocional (el romance) con lo intelectual (el discurso metafísico). Porque también es una historia de suspense llena de giros sorpresa. Porque es ambiciosa, audaz e inteligente: nos toca el corazón y el cerebro. Porque busca en el interior de nuestra mirada “heterocrómica”. Porque apela a nuestra dualidad: cuerpo-mente. Porque es inusual y mira hacia adentro, lugar interior el nuestro donde todavía nos queda mucho por ver.

TRAILER OFICIAL EN VO

TRAILER OFICIAL EN ESPAÑOL

Coméntalo

comentarios