Imágenes cortesía de Helle Moos
Fotografías de Helle Moos

La paleta de colores en tonos desérticos atisba desde el principio de la colección una clara fijación por Oriente Medio y el Lejano Oriente. Gamuzas en colores tierra, piel de serpiente, bufandas doradas y obis japoneses, o lo que es lo mismo, cinturones inspirados en los tradicionales kimonos y fajas de encaje. Con ello, Astrid hace un guiño a la cultura nipona, teniendo muy presente los volúmenes y amplitudes de las siluetas árabes, además de su vestimenta. Chilabas que van más allá de las rodillas, pantalones harem o bombachos cogidos con gomas a los tobillos, camisas e impermeables que recuerdan a túnicas por su largura y forma y sandalias combinadas calcetines. Fiel a su estilo, Astrid Andersen, ha logrado crear gracias a una sugerente mezcla de telas, estilo deportivo e inspiración oriental, una colección de lo más “sport-luxury”. Los detalles de encaje totalmente integrados en sus diseños sportivos se han convertido en la seña indiscutible de su marca haciéndola reconocible prácticamente a primera vista. En la parte deportiva, pantalones con aperturas en los laterales, pilot jackets, anoraks oversizes, cabezales de chandal, pantalones de basket y bombers. Una colección que no deja indiferente si se piensa en cuánto hay en común entre la estética oriental y el baloncesto.

9

3

Una colección que no deja indiferente si se piensa en cuánto hay en común entre la estética oriental y el baloncesto.

6

1

8

Coméntalo

comentarios