“OPEN WINDOWS”, Nacho Vigalondo
Cyber-thriller; pop-up cinematográfico y enredado; suspense “neoHitchcock”, voyeurista e interventanal; fan@tismo hacker VS celebridad fucker.
España. Estreno 4 de julio

La(s) ventana(s) indiscreta(s) o el ¡Mix-Pop-Up! cinematográfico de Vig@londo

La nueva y novedosa propuesta interventanal y “reloaded” del director cántabro es… “MUCHO CINE”. El precoz y ocurrente Vigalondo nos lleva con su travieso ratón de Hitchcock (“La ventana indiscreta” y “Con la muerte en los talones”) a De Palma (“Impacto” y “Doble Cuerpo”), pasando por numerosos clicks al horterismo fluorescente de “60 segundos”, a esas pseudo-realidades abstractas, complejas y permisiblemente confusas de David Cronenberg o Terry Gilliam, e incluso, al amarillismo policiaco del Giallo y a la auto-parodia como personaje secundario (con los Triops). En “OPEN WINDOWS”, basta con tener un portátil barato y una conexión que aguante (100 minutos) para montarnos un cyber-thriller de espionaje y chantaje a distancia pero en tiempo real, donde el anonimato y la fama son dos perfiles con mucho peligro en manos inadecuadas, y donde el voyeurismo se solapa con el fanatismo hasta formar un espacio único: virtual y claro… difuso y en la nube.

Resulta curioso que con su anterior trabajo, “Extraterrestre”, el director nominado al Oscar intentará sin suerte estrenar simultáneamente en cines y en Internet, y ahora, éste se vuelque de lleno en su tercera película con la realidad informática, los tiempos de descarga, y la simultaneidad que Internet permite. Rodada con 15 cámaras sí, pero retransmitidas sin desconexión que valga a través de una única pantalla de ordenador. Poesía virtual de una mente con inteligencia artificial para una oda y crítica de la era digital que nos abre innumerables ventanas a otras realidades (el multi-cine).

Con dos usuarios protagonistas tan inquietantes como Elijah Wood (entre el “Maniac” y el también contra las cuerdas y hábil con sus manos protagonista de “Grand Piano”) y Sasha Grey (que debutó en el cine convencional con Steven Soderbergh en “The Girlfriend Experience”), enfrentados en una interfaz de roles (fanatismo hacker VS fucker celebrity), y partiendo de una sinopsis que invita a la curiosidad pero que es mejor dejarla en premisa para sorpresa del que mira (¿siendo a su vez observado?: Nick (Elijah Wood) es el afortunado fan que va a conocer a su admirada Jill Goddard (Sasha Grey), la actriz más excitante del momento que a punto está de estrenar la película dentro de la película “Dark Sky”, pero una llamada desconocida desde su ordenador le informará de que el Meet & Greet se ha cancelado. Aunque ya sabemos que cuando se cierra una puerta, se abre una ventana… y en este caso hasta 10. “OPEN WINDOWS” es un mix-pop-up que tiene alma de videojuego (el atropellado “Carmageddon”) y de cómic hiperactivo, con la mala baba y el humor encapsulado de un temerario e impredecible virus, y que deslumbra con su juego de capas cual matrioska digital. Un vanguardista y oscurantista relato sci-fi, con las luces de una distopia con celebrities como mártires, ínfulas de snuff-movie mainstream y mockumentary neofuturista amparado en las cámaras de video-vigilancia, y donde la demo golpea a las prescindibles instrucciones del juego para disponer una partida que engancha hasta el último nivel.

Y es al final, dentro de este divertimento superdotado sobre la gracia y los estigmas de observar sin ser observado, donde nosotros, los espectadores, vamos a convertirnos también en protagonistas, mirones de este juego con voyeuristas fanáticos, estrellados, hackeadores, roba identidades, que todo lo despistan con (un) dominio… y que termina knockeándonos con una bizarra y cabriolesca descarga final que sabe a himno contemporáneo y hasta rockero. Seas de nivel usuario o avanzado, “OPEN WINDOWS” es una propuesta bien cargada, sofisticada, poderosamente compleja, que bien merece ser desencriptada y un buen pantallazo (de cine).

 MUST WATCH

Ideal para: Hackers, blogueros, voyeuristas, mentes retorcidas, montajistas e indiscretos; espectadores clásicos revestidos de modernos; visionarios que subvierten las formas; onanistas y sonámbulos cibernéticos; hiperactivos.

Llévate a: Cualquier amigo que solo vea cine por Internet… inigualable terapia de choque; a todo internauta de la realidad que necesite respirar aire fresco.

Te gustará si: Te luces más y mejor dentro de la realidad online y con la comunicación interventanal; si sabes lo que es ser fan o incluso una estrella; si te dejas liar y se te van las horas con la mirada perdida en el ordenador; si en tu día a día saltas de una pantalla a otra.

Videoteca de parecidos razonables: Cine y ordenadores en: “Juegos de guerra”; “Tron” y su secuela “Tron: Legacy”; la trilogía revolucionada y recargada de los hermanos Wachowski , “Matrix” ; “EXistenZ” ; “Primer”; “Hackers”; “Piratas de Silicon Valley”; “jOBS”; “La red social”; e incluso “La red” a secas, y la también desfasada vía CD-Rom, “Juego mortal, viaje interactivo”. En el apartado, “la curiosidad mató al gato”, voyeuristas que se relamen con su mirada: “La ventana indiscreta”, “Blow-Up”, “No amarás” y “Peeping Tom”. Y dentro de la gran familia de los “fanáticos”: “Misery” de Rob Reiner y con Kathy Bates como la leída y románticamente trágica Annie Wilkes, y los enfermos de “Antiviral”. “I don’t need friends, I need fans” aseguraba Emma Roberst en “Scream 4”… Are You Sure?

Filmografía selecta de Nacho Vigalondo: Nominado al Oscar en el 2004 por el cortometraje “7:35 de la mañana”. Cuatro años más tarde debutaría con su primer largo, la divertidísima y multi-temporal “Los cronocrímenes” (2007), y tendríamos que esperar otros cuatro para su segundo largometraje, “Extraterrestre”: una hábil y sencilla historia sobre lo marcianos que somos cuando nos enamoramos. También ha participado en un segmento de la lección de terrores “The ABC of Death”, en otro de la antología “The Profane Exhibit” y próximamente podremos ver su aportación a la nueva entrega de la trilogía del “found-footage” “VHS: Viral”.

MUST: Porque Vigalondo siempre va un paso por delante; porque con poco presupuesto rompe las formas y cautiva: una delicia visual, enérgica y colorista, que va más allá del truco y se alza rizando el rizo como un nuevo subgénero; porque se le ha comparado con Hitchcock, y no sale perdiendo…; por ser un thriller tecnológico y roller-coaster ambientado y presentado como corresponde a la era digital; por su planificación, ambición e inventiva; por ser una película en un ordenador con estética de comic fantástico y con energía de videojuego. Porque engancha tanto como esa droga que es el submundo online, ambientación y ambientador de nuestro día a día que supuestamente nos conecta con la totalidad del mundo y su verdad verdadera… Porque “nos hemos convertido en una raza de mirones” (“La ventana indiscreta”, 1954). 

“Si más de la mitad de los que habéis entrado en la web salís ahora, ella vivirá… quedan 10 segundos”.
Lo que se dice matar el tiempo con el ordenador.

Trailer Oficial Subtitulado VOSE

Coméntalo

comentarios