1

La moda viene y va, las tendencias aparecen y desaparecen con la misma fuerza: las superposiciones, los chalecos o las hombreras se olvidarán y volverán, los shorts se alargarán y se acortarán cada año y todos los colores de la gama cromática vivirán el furor y el menosprecio. Hay excepciones que logran huir de esa caducidad, que soportan el paso de las tendencias y jamás pasan de moda, una camisa blanca siempre será el eterno comodín de nuestro armario. Es esa prenda que combina con todo lo que nos pongamos, capaz de cumplir con su cometido si buscamos un look sofisticado o, por el contrario, queremos un toque más informal. La podemos encontrar en mil formas y tejidos diferentes, tener mil y que ninguna sea igual, pero todas poseen esa cualidad de pieza versátil y atemporal.

Curtis Li Studio SS17
Curtis Li Studio

Hay excepciones que logran huir de esa caducidad, que soportan el paso de las tendencias y jamás pasan de moda; una camisa blanca siempre será el eterno comodín de nuestro armario.

En su clave más clásica, completamente abotonada y combinada con unos pantalones de vestir tenemos un look perfecto para nuestros eventos más formales. Con un par de botones desabrochados y unos jeans, la misma camisa puede aportamos un aire más casual. Un cuello mao o un corte oversize inspira un estilo más relajado e informal que nos hace pensar en el verano. También lo consiguen las versiones de manga corta, el aliado perfecto para un día caluroso. Si el modelo básico nos parece aburrido podemos echar un vistazo a reinterpretaciones que aportan elementos nuevos, como cremalleras, bordados, plisados o correas.

Frenn SS17
Frenn

Editor’s tip: El poder de la camisa blanca está en que se adapta a cualquier circunstancia. El cómo la lleves será lo que determine la esencia del look.

Jinumo
Jinumo

Coméntalo

comentarios