Alicia Keys en la edición Tribeca Film Festival 2016 ©   Inna Shnayder
Alicia Keys en el Tribeca Film Festival 2016 © Inna Shnayder

Tras los atentados del 11-S, la ciudad de Nueva York quedó paralizada por el horror, las escenas de pánico incrustadas a fuego en la memoria y la nube de polvo y ceniza reticente a disolverse. Especialmente devastador resultó en el bajo Manhattan. En ese contexto, Robert De Niro, Jane Rosenthal y Craig Hatkoff lanzaron la primera edición del Tribeca Film Festival, una iniciativa edificada como motor de recuperación de la actividad artística en el Lower Manhattan, y el barrio de Tribeca en concreto, y una oportunidad de dar a la ciudad de Nueva York un festival de cine de prestigio mundial. Quince años después, Tribeca Film Festival, junto al NYFF (New York Film Festival), se ha confirmado como una de las paradas cinematográficas más relevantes del curso neoyorquino.

Pese a su relevancia internacional, la cita siempre ha adolecido de una programación carente de nombres y autores de prestigio propios de los certámenes de clase A o el influyente Sundance – algo más equilibrada resulta su selección de documentales-, sin embargo, en contraposición, el festival es un reclamo para estrellas mundiales que se dejan ver en actos paralelos. Este año por ejemplo se antojan imprescindibles las charlas entre Alejandro G. Iñárritu y la artista Marina Abramovic, la de Dustin Hoffman y Noah Baumbach, el encuentro entre el director Jon Favreau y la actriz Scarlett Johansson, Bruce Springsteen y Tom Hanks, y aún más insólito, Barbra Streisand y Robert Rodríguez, entre otros encuentros.

Otras citas preciadas serán la galas especiales y las efemérides. La que más reclamo genera (con precios que oscilan entre los 46$ y los 131$) es la reunión de todo el elenco de El Padrino, reunidos con motivo del 45 aniversario de la primera entrega dirigida por Francis Ford Coppola. Aunque también estarán defendiendo su lugar en la historia del celuloide Quentin Tarantino con Reservoir Dogs y Michael Moore con Bowling for Columbine.

Tras los atentados del 11-S, la ciudad de Nueva York quedó paralizada por el horror, las escenas de pánico incrustadas a fuego en la memoria y la nube de polvo y ceniza reticente a disolverse.

Por su parte, una de las cintas más esperadas dentro del grueso de la programación es The Circle, adaptación de la novela homónima de Dave Eggers en la que una joven ambiciosa entra a trabajar en la mayor compañía tecnológica y social del planeta. Una lectura distópica sobre los peligros de las redes sociales y de las grandes corporaciones al estilo Google y Facebook, y el uso de la privacidad y del metadata que éstas pueden llevar a cabo. La presencia de Emma Watson y Tom Hanks blinda su interés.

Aunque a priori los mayores estímulos los ofrecerá la selección documental. Entre lo más apremiante City of Ghosts, una aproximación al feudo del ISIS por parte de Matthew Heineman, un realizador que ya se jugó el pescuezo en la aterradora Cartel Land. Como aterradores fueron los disturbios de Los Ángeles del año 1992 que los documentalistas Dan Lindsay y TJ. Martin han querido recuperar sin velos ni cortes en la impactante LA 92. Otra cita a considerar será la premiere mundial de Shadowman, apasionante retrato de Richard Hambleton, uno de los artistas callejeros más reputados de la escena neoyorquina de los años 80, junto a los desaparecidos Jean-Michel Basquiat y Keith Haring, y precursor del trabajo de Banksy. El trabajo del realizador Oren Jacoby intenta descifrar la enigmática figura de este complejo, ermitaño e irascible personaje con toda una vida bajo la sombra del éxito, expresado con sus peligrosas y amargas idas y salidas del lado salvaje.

tribeca2
©Brian Willette

A banda de su programación cinematográfica, el festival apuesta año tras año por un crecimiento transversal que repercute en una oferta cada vez más basta en la parcela televisiva (presentaciones, charlas y premieres… siendo la más esperada la de The Handmaid’s Tale, la apuesta más sonada de Hulu para el presente año), la musical (Aretha Franklin, Carly Simon, Earth, Wind & Fire, Jennifer Hudson y Dionne Warwick), y los videojuegos (El Tribeca Games Festival se erige como un festival paralelo en la que supone su primera edición).

Del 20 al 30 de abril se avecinan jornadas intensas en la ciudad que nunca duerme.
Fotografías cortesía del Tribeca Film Festival.

Coméntalo

comentarios