Nunca un nombre le había ido tan bien a una zapatilla. Aquella sneaker que dio sus primeros pasos como equipamiento deportivo en los 70 y que terminó convirtiéndose en un icono del streetwear global, es hoy una superestrella. Todo el mundo reconoce la silueta de la adidas Superstar. Sin embargo, Superstar no es lo que crees que es. No es una tendencia, ni una moda pasajera. Ni tampoco se deja influir por las opiniones de otros. La Superstar es tan relevante hoy como lo fue en sus innovadores inicios. Always has. Always will. O dicho de otra manera: “quien tuvo, retuvo”.

Un bailarín de breakdance llevando unas zapatillas Superstar.
Fotografía de Janette Beckman

Street-style en NYC fotografiado por Jamel Shabazz

Periodo de producción de zapatos en una fábrica de adidas en Alemania.
© ADIDAS AG / U. KOWATSCH

“La adidas Originals Superstar es como un zapato icónico, y contiene una parte importante de la historia americana”, asegura Gavriel Maynard, fotógrafo de Sydney. Amanda Jasnowski, fotógrafa neoyorquina, confiesa que “es divertido trabajar con la Superstar. Es, al mismo tiempo, fácil y difícil fotografiarla de una manera diferente”. Jordan Joe, fotógrafo de Jakarta afirma que durante sus años de adolescencia, “la Superstar fue el par de zapatillas más deseado en mi entorno. Yo siempre las vi como algo rebelde o poco convencional comparadas con otras sneakers”.

Fotografía de Gavriel Maynard

Fotografía de Gavriel Maynard

Fotografía de Amanda Jasnowski

Por otro lado, la Superstar se ha convertido en objeto de codicia de coleccionistas de todo el mundo, empeñados en hacerse con las diferentes versiones del modelo que han salido a la venta durante años. Nein, de Indonesia, confiesa una de sus mayores manías: “Tengo un ritual cuando consigo unas nuevas Superstars. Examino cada pequeño detalle y después, ¡me las llevo puestas a la cama!”. Spite & Pure son dos coleccionistas de Superstars desde hace ya tres décadas: “Puede parecer algo chiflado, pero no ha habido un día en estos últimos 30 años que no hayamos llevado un par de Superstars”, aseguran.

Superstar Collectors: Nein

Superstar Collectors: Spite & Pure

Un atractivo análisis sobre el profundo impacto que un simple zapato puede tener a través de múltiples generaciones. ¡Larga vida a la Superstar!

Coméntalo

comentarios