La crudeza del invierno neoyorquino parece empezar a aflojar estos días, y con las temperaturas más llevaderas la agenda cultural de la ciudad vuelve a rebosar de ofertas inabarcables. Una de las citas más interesantes para el “cinéfago” y el cinéfilo más inquieto es el Festival New Directors/New Films. Organizado conjuntamente entre el MOMA y la Film Society of Lincoln Center, el festival cumple este año su 44 edición apostando de nuevo por la savia nueva en el mundo del cine. La edición de hogaño, que tendrá lugar entre el 18 y el 29 de marzo, proyectará 26 largometrajes y 16 cortos de cineastas emergentes procedentes de todas las partes del globo. Entre lo más notorio de su programación rescatamos White God, del realizador húngaro Kornél Mundruczó. La película se llevó el premio gordo en la última Un Certain Regard, conquistado su jurado a través de una parábola sobre nuestro presente con revolución canina de por medio.

También acaudala interés otra de las obras recibidas con entusiasmo en La Croisette. Se trata de The Tribe, opera prima del ucraniano Myroslav Slaboshpytskiy. Un retrato áspero, y sin diálogos, en el que se retrata la relación conflictiva de dos sordomudos entrando en contacto con una banda violenta, dedicada al trapicheo de drogas.

Las opciones se expanden con la norteamericana, y peli inaugural, The Diary of a teenage girl, la también norteamericana Entertainment, de Rick Alverson, y encargada de clausurar el festival, o la angustiante y terrorífica Goodnight Mommy, de Severi Fiala y Vronika Franz, cuyo estilo ha sido comparado con el de los dos enfant terrible del cine austriaco: Michael Haneke y Ulrich Seidl. Raciones generosas de cine invisible para tomar el pulso a los talentos del mañana.

New Films/New Directors se reparte entre el MOMA y el Film Society of Lincoln Center
desde el 18 hasta el 29 de marzo.

Coméntalo

comentarios