A día de hoy, es complicado conjeturar un buen fondo de armario sin alguna que otra sudadera, al menos un par de sneakers y, apurando, un pantalón jogging para esos días en los que apetece romper con todo. Hace ya tiempo que estas prendas refutaron definitivamente su exclusividad entre las paredes del gym y, aunque a más de un cauteloso gurú del menswear esta idea le hubiera revuelto las tripas hace décadas, ahora resulta prácticamente imposible negar su nueva identidad como clásicos del presente. Nuevos básicos de fondo de armario que conquistaron hace años las pasarelas con propuestas como la que nos ofrece Neil Barrett esta temporada. El diseñador británico continúa subiendo escalones en su no tan desorbitada misión de crear prendas híbridas que fusionen lo formal con lo casual, la sastrería tradicional con el high street más avanzado, el pantalón de vestir con la bomber o la parka militar, y en concreto esta temporada, el traje de chaqueta con el punto en su versión más oversize. Y así comienza la historia en la que, una vez más, Barrett gana la batalla de los nuevos clásicos, con el knitwear como arma y, como plan maestro, la capacidad de atraer todas las miradas creando una moda real y coherente. Cómo termina lo decides tú 😉

Coméntalo

comentarios