Fotograma de England Is Mine.
Fotograma de England Is Mine.

El 4 de agosto llegará a las carteleras británicas England Is Mine, el biopic no autorizado sobre la adolescencia de un imberbe Morrissey, hasta que comienza su andadura al frente de The Smiths. Cómo no, la controversia está garantizada y, mientras esperamos a que se anuncie su estreno en las carteleras españolas, nos centramos en el reverso temporal de esta película. Mejor dicho: los momentos más granados de Morrissey tras su escapada del nido musical que tan maravillosamente había nutrido de clásicos junto a Johnny Marr a mediados de los 80.

VIVA HATE (1988)

“Viva Hate”
“Viva Hate”

El debut de Morrissey siempre estará vampirizado por Everyday Is Like Sunday y Suedehead, a día de hoy, sus singles aún más famosos de entre toda su carrera en solitario. Eso sí, donde alcanza sus momentos más emotivos es desde el recogimiento espectral de Break Up The Family y Late Nite, Maudlin Street, esta última el paradigma de lo que habría sido una alianza más prolongada entre Morrissey y Vini Reilly, el gran pintor de nieblas y atardeceres eléctricos.

 

BONA DRAG (1990)

“Bona Drag”
“Bona Drag”

Sin duda, éste es el mejor puerto de entrada a la irregular discografía del tótem mancuniano. Su eterna dedicación a facturar el single perfecto cuadró en una selección impepinable, con Novemeber Spawned a Monster y Interesting Drug como ganchos más sugerentes. Ni que decir tiene que hasta las caras B de aquella época eran esplendorosas. Sinceramente, que Hairdresser on Fire o Yes, I’m Blind estuvieran escondidas en el reverso menos pinchado del siete pulgadas sigue siendo todo un expediente X.

 

YOUR ARSENAL (1992)

“Your Arsenal”
“Your Arsenal”

Tras el batacazo artístico que supuso el tremendamente irregular “Kill Uncle”, pocos se esperaban una resurrección tan vigorosa como ésta. Más allá de las polémicas sobre el verdadero significado de cortes como The National Front Disco -carnaza para sus detractores-, la decena de cortes está alumbrada por el brillo glam y una serie de exhibiciones a fuego lento como We’ll Let You Know y la apoteósica I Know It’s Gonna Happen Someday, que el mismo David Bowie versionaría poco después en el (casi) siempre infravalorado “Black Tie, White Noise”.

 

VAUXHALL & I (1994)

“Vauxhall & I”
“Vauxhall & I”

Su obra maestra en solitario. Los rumores sobre si Johnny Marr participó bajo pseudónimo avivaron el interés hacia un disco que no necesitaba ni un ápice de amarillismo para volar por su cuenta. De la oscuridad en Spring-Heleed Jim a la nostalgia de Hold on to Your Friends, el recorrido aporta once caras diferentes de un Morrissey melódicamente pletórico y maravillosamente respaldado por un Steve Lillywhite que hizo su trabajo más cromático y hermoso a las órdenes del ex Smith.

 

YOU ARE THE QUARRY (2004)

“You Are the Quarry”
“You Are the Quarry”

Después de dos discos irregulares, como lo fueron “Southpaw Grammar” y “Maladjusted”, y siete años sin nuevo LP, “You Are The Quarry” fue poco menos que un milagro. De hecho, una década después del excelso “Vauxhall and I”, volvía a hilvanar un grueso de canciones sin ningún tramo que podar, incluso coronado con himnos nuevos para la mochila como I Have Forgiven Jesus y First of the Gang to Die.

Coméntalo

comentarios