Para la artista surcoreana Seungyea Park todos tenemos un monstruo interior que sale a la luz gracias a la sociedad que nos consume, nos transforma y nos convierte a cada uno de nosotros en freaks melancólicos y mordaces. Con este pensamiento nihilista y completamente abrumador, Park consigue crear y materializar la visión del ser dormido que llevamos dentro y que, por elementos externos, despierta y nos convierte en algo que no creíamos ser. Ella explica que el motor implícito en cada uno de nosotros es el propio miedo que nos negamos a ver y que, a medida que lo ocultamos, crece mucho más y con más fuerza. Actualmente reside y trabaja en Seoul y durante su juventud estudió en Estados Unidos, en donde ha realizado exposiciones, tanto conjuntas como individuales en distintas galerías de Nueva York. Con estos intensos pensamientos y este interesante currículum nos vemos obligados a echar un vistazo a su trabajo, a priori grotesco pero que, al ser observado con detenimiento, muestra sensibilidad y extremo cuidado en los detalles e impulsos que quiere transmitir.

 

Coméntalo

comentarios