En esta era tecnológica techni/multi y policolor en la que las tendencias muestran un todovale y, o bien formas parte de uno de los dos extremos, uno en el eres más beige minimal refinado naïve preppy cool, o el otro en el que llevas uñas bling bling infinitas, trenzas y pelo de colores, encontrar originalidad o cosas con las que digas wow es muy (muy) difícil.

En la cultura actual en la que vivimos, la cultura de la imagen, todo debe ser llamativo e intenso para que capte nuestra atención, aunque sólo sea durante unos segundos, y así decidir si es válido o no, si es aceptable o no. Sin embargo, estamos ya tan de vuelta de todo que nada nos impacta, sorprende o llama la atención.

Por eso el topar con los gifs animados e ilustraciones del ucraniano Yiruy MiRonoff a.k.a MiRon, resulta muy divertido e inspirador porque su obra combina a la perfección todas esas características de la era 2.0 que tanto anhelamos: artísticos y casi abstractos, con colores neón y flúor, pero también con piezas oscuras y bizarras en blanco y negro.

La perfecta combinación de modernidad y oscurantismo que todos buscamos.
Pero aunque pueda parecer demasiado moderno, de cara a los ojos amantes de lo cristalino, beige y monocolor, su obra ha salido en medios tan reputados como The Huffington Post, Gizmondo, The Creators Project o Daily Dot.

Sus mayores influencias son Keith Haring y Basquiat, e incluso, algo tan opuesto y clásico como las cúpulas de la Catedral de Santa Sofía de Kiev, su ciudad natal.
No hace falta conceptualizar ni sobreanalizar su obra, simplemente son lo que son, lo que vemos y lo que hay, una polifonía de color intensa, llamativa, que nos entretiene y ya está.

Merece mucho la pena disfrutar de este tipo de arte 2.0 en el que únicamente importa el disfrute del color y el disfrute por el disfrute en el que no  hace falta tener un tomo de manual de arte contemporáneo para que cualquier de nosotros pueda apreciarlo y valorarlo.
El arte 2.0 ya es real y ya está aquí.

Coméntalo

comentarios