Obra de la serie Fragmenta © Micaela Lattanzio
Obra de la serie Fragmenta © Micaela Lattanzio

Micaela Lattanzio tiene una peculiar forma de crear. Esta fotógrafa y artista italiana ha conseguido desarrollar un lenguaje único para trasmitir su visión de la realidad a través de la fragmentación. Comienza con una fotografía que deconstruye meticulosamente en pequeñas formas abstractas, que recuerdan a pequeños pixeles. Posteriormente recompone la imagen en un nuevo lienzo, recreando la original, pero presentando a la vez una alternativa de la realidad en la que entran en juego otras perspectivas.

¿Cuándo empezaste a interesarte por el arte?
No lo recuerdo, el arte forma parte de mi vida desde que era una niña. Mi actitud es simplemente artística.

¿Has estudiado arte? ¿Dónde?
Cuando tenía catorce años decidí que quería estudiar arte y lo hice en la Academia de Arte de Roma. Después me mudé a Valencia donde me especialicé en fotografía y, más tarde, escribí mi tesis en la universidad de La Habana

¿Crees que la formación es importante para llegar a ser un gran artista? ¿Cuánto talento y cuánta técnica se necesita?
Creo que ambos son necesarios, tienes que tener algo de talento pero estudiar es la forma de refinarlo y no hablo sólo de practicar, creo que una formación humanística es también muy importante. He empleado mucho hasta que conseguí desarrollar mi propio lenguaje, estudiando desde técnicas pictóricas hasta fotografía, sin descuidar mis intereses por la historia, la ciencia, la arquitectura y la sociedad.

“He empleado mucho hasta que conseguí desarrollar mi propio lenguaje, estudiando desde técnicas pictóricas hasta fotografía, sin descuidar mis intereses por la historia, la ciencia, la arquitectura y la sociedad”. – Micaela Lattanzio.

¿Cuánto tiempo llevas dedicándote al arte?
Podría decirse que llevo dedicándome a esto desde que nací. Un artista está toda su vida en un viaje constante a través de un mundo, comprendiendo y descodificándolo gracias a su propio lenguaje. Es una actitud, una sensibilidad especial. Aunque si te refieres a cómo empecé a darme a conocer como artista, expuse por primera vez con tan sólo dieciséis años.

¿Cómo describirías tu técnica?
Es el resultado de una larga búsqueda. En mi desarrollo como artista exploré la fotografía, los mosaicos y, sobre todo, la pintura. Posteriormente tuve la necesidad de combinar todas esas habilidades en una. Mi técnica es muy difícil de definir con palabras, pero creo que a lo que más se parece es a un sistema molecular.

¿Cuándo empezaste a interesarte por la fotografía? ¿Recuerdas tu primera cámara?
Desde que era niña. Mi padre es un apasionado de la fotografía y las cámaras, le encanta hacer retratos. Algunos de ellos, hechos incluso antes de que yo naciera, cuelgan de las paredes de la casa de mi abuela. Me atraían un montón y cuando los miraba me preguntaba que estaría haciendo esa persona en ese momento, cuál era su realidad y cómo era el mundo que le rodeaba. Me gustaba esa idea de preservar momentos para siempre. La fotografía siempre ha sido un lenguaje familiar para mí, mi diario personal, siempre me ha acompañado. Mi primera cámara fue una Minolta que siempre llevaba en mi mochila, lista para buscar esas pequeñas sombras que pasan desapercibidas en el mundo.

Mondi Lotanissimi © Micaela Lanttanzio
Mondi Lotanissimi © Micaela Lanttanzio

“Un artista está toda su vida en un viaje constante a través de un mundo, comprendiendo y descodificándolo gracias a su propio lenguaje”.

Has creado una forma de expresión única, ¿cómo de importante es la diferenciación para un artista?
Claramente crear algo novedoso es muy positivo pero depende del lenguaje que estés usando y el mensaje que quieras transmitir. A veces, ese deseo de innovar acaba desviándote de tu objetivo, reduciendo el trabajo a algo simplemente técnico. No busco ofrecer algo novedoso sino expresarme y trasmitir mi visión del mundo. Creo que lo más importante es mantener tu autenticidad, todos debemos escuchar a nuestra voz interior y encontrar nuestro propio camino.

¿Qué te inspira?
Todo, el universo, la naturaleza y la sociedad. Pero, sobre todo, las relaciones entre elementos en conflicto y armónicos. El sistema molecular que he adaptado para crear mis obras es una forma de recordar el origen del mundo y que todos provenimos de las mismas raíces.

¿Qué buscas comunicar con tus obras?
He tocado diferentes temas dependiendo del momento. En la serie Fragmenta, que desarrollé durante 2012 y 2013, hablé de la composición del ser humano en general y de la mujer en particular. El elemento narrativo era la identidad y fragmentación, la pérdida, pero también la recuperación de la misma. En Nuovi Mondi divido imágenes de satélites y las recompongo creando nuevas fronteras geopolíticas, tierras y planetas. La pregunta que me formulo es “¿en qué dirección estamos yendo?”, me encuentro a mi misma intentando comprender la realidad y cómo ha sido su evolución.

Obra de la serie Fragmenta © Micaela Lattanzio
Obra de la serie Fragmenta © Micaela Lattanzio

¿Tienes un artista favorito?
Si escribiera una lista, sería interminable. Amo el arte en general, del primitivo al clásico, del moderno al contemporáneo. No tengo preferencias sino que aprecio a todo tipo de artistas. Pero por encima de todo amo la música, siempre me acompaña cuando estoy en el estudio.

¿Tienes un recuerdo especial de alguno de tus trabajos?
Los trabajos que más aprecio son esos que he realizado de forma colectiva tales como The room flowers, para el que creé una sala específica en un museo con la ayuda de familias emigrantes; Geography of Memory, una instalación centrada en la memoria histórica y el lenguaje coral del pueblo; Dynamo Camp, en el que desarrollé un trabajo colectivo con niños con diferentes patologías en el que expresamos las formas perfectas de la naturaleza y sus relaciones con el micro y el macrocosmos. Estas experiencias son importantes para mí porque la participación transforma a las personas de simples espectadores a creadores activos, les acerca al arte contemporáneo y les permite enseñar al mundo otras perspectivas.

¿Cuáles son tus planes de futuro?
Estoy preparando una exposición en Milán y algunos de mis trabajos viajaran a Estados Unidos para formar parte de una exposición en una galería de Miami. En el futuro me gustaría exhibir mis obras en Madrid, viví allí hace unos años y todavía no he vuelto, aunque sigo teniendo un hueco en mi corazón para España.

Where hace the flowers gone © Micaela Lattanzio
Where have the flowers gone © Micaela Lattanzio

 

ABOUT MICAELA LATTANZIO

 

Micaela Lattanzio
Micaela Lattanzio

Es de… Roma. Vive en… El campo, al lado del mar, le gusta porque la tranquilidad y el silencio son esenciales para su trabajo. Si no viviera allí, le gustaría… Continuar viajando, descubrir nuevos lugares y culturas diferentes. Este verano… Sólo se moverá por motivos de trabajo, prefiere viajar por placer y hacer expediciones fotográficas en invierno.

Puedes seguir el trabajo de Micaela Lattanzio a través de su web, Facebook e Instagram.

Coméntalo

comentarios