Calabria (Anima Nere). Francesco Munzi. Italia, 2014. Drama.
Estreno 27 de marzo.

Las comparaciones con Gomorra son inevitables al hablar de Calabria: ambos títulos son topónimos (perversa ciudad bíblica una, región del sur de Italia la otra), abordan las vicisitudes de dos variantes distintas de la mafia italiana (Camorra frente a Ndrangueta) y son adaptaciones de las novelas Camorra y Anima Nere (periodismo de investigación la primera, expiación semiautobiográfica la segunda). Por parecerse, hasta suenan igual. Sin embargo, si en Gomorra la balanza entre lo expositivo y lo íntimo se inclinaba más hacia la descripción de los entramados y extorsiones orquestados por el hampa, el director Francesco Munzi recoge la esencia intimista de la obra de Gioacchino Criaco en una historia en la que los negocios con los grandes narcos mexicanos y la rutina de stripclub de dos hermanos de la Ndrangueta se reducen a la categoría de mera anécdota contextual frente al retrato de insider de una familia dividida y lastrada por la ponzoñosa garra de la mafia y la férrea determinación de un padre (el tercero en discordia) por mantener a su hijo al margen de las fechorías de sus tíos. Con una absoluta preponderancia de la imagen respecto de la palabra, el relato se adscribe de forma impoluta a la clásica estructura en tres actos de la tragedia griega, macerada a fuego lento en un tira y afloja de fuerzas y afectos contradictorios que anticipan la catástrofe, en el escenario de un viciado entorno rural en el que el peso ancestral de las costumbres y la paradójica adhesión a los ritos católicos se manifiestan con el mismo arraigo que la implacable lógica del crimen organizado. Una intrahistoria de dolor y duelo en las que los ojos del espectador se miran en los de unos verdugos que, por una vez, se nos presentan en su endógena condición de víctimas.

 

TRÁILER

Quién: Francesco Munzi, director de las celebradas “Saimir” y “Il resto della notte”, reincide en su querencia por los retratos familiares en la adaptación de la novela semiautobiográfica del calabrés Gioacchino Criaco.
Qué: La desigual distribución de afinidades entre tres hermanos, dos de ellos miembros activos de la Ndrangueta y un tercero que se mantiene con tenacidad al margen, y la lucha de este último por evitar que su hijo caiga en sus redes.
Dónde: Africo, pequeño enclave rural de la región de Calabria, al sur de Italia.
Cuándo: Tres generaciones, dos de ellas explícitamente y la más antigua de manera implícita.
Por qué: Por la insólita perspectiva del narrador, que convierte en protagonistas a los clásicos antagonistas desde el dolor y no desde la gloria.

 

BANDA SONORA ORIGINAL

Posología: Ciudadanos del mundo, interesados en la Historia viva y aficionados a ejercitar los mecanismos de la empatía.
Contraindicaciones: Dogmáticos y amigos de tomarse la justicia por su mano. Por lo que pueda pasar.
Efectos secundarios: Confundir la comprensión con la justificación.
Véase también: Gomorra, referente ineludible que en 2008 convirtió al joven periodista Roberto Saviano, autor de la novela, en cabeza de la lista negra de la camorra italiana.
Pedigrí: León de Oro al Mejor Director en el último Festival de Cine de Berlín.

Coméntalo

comentarios