Si alguna vez, paseando por las calles de Londres, frenaste repentinamente el paso para contemplar alguno de los graffitis que adornan las paredes de sus barrios más urbanos, puede que estuvieras ante una de las obras de Zina. Esta artista noruega siempre supo que Londres era la ciudad de sus sueños para vivir, trabajar y divertirse. El lugar ideal para llenar cada muro con su arte urbano, para crecer como persona y como artista y para vivir historias inolvidables. Zina comparte esta pasión por la capital inglesa con Beefeater, marca que desde siempre ha captado a la perfección la esencia londinense para trasladarla a nuestra copa.

Linda Aslaksen (más conocida como Zina) escogió hace años esta ciudad llena de creatividad como lienzo de sus obras. La diversidad de culturas étnicas, las tribus callejeras y sus diferentes distritos llenos de historia la enamoraron desde el primer día. Ahora, Zina ha conseguido labrarse un nombre en Londres por sus retratos callejeros en escalas de azules. Sus obras combinan colores llamativos, el steampunk y su amor por la mitología y el mundo místico.

La ciudad en sí es también una parte importante en la obra artística de Zina. “Llevo dentro su energía, su ritmo y su sentido de la diversión. Al vivir lejos de casa en Londres tuve que crecer y evolucionar, tuve que sumergirme en su vorágine artística y aferrarme a ella.”
Una de las cosas que más le fascinan a la artista de esta ciudad es la cantidad de eventos artísticos que hay. Son una oportunidad estupenda para exhibir y difundir tu obra y para conocer gente nueva. En cuanto a lo que hace falta para llegar alto en este mundo, Zina lo tiene claro: “Tienes que tener claro lo que quieres hacer y a dónde quieres llegar. Asegúrate de que quieres estar aquí y busca una manera de conseguir que funcione. Después, pon todo tu empeño en lograrlo”. Por otro lado, “aprovechar las oportunidades de oro, como trabajar con el genial equipo creativo de Beefeater, es parte de la emoción de estar en Londres. Ha sido un gran honor que me eligiese una marca como esta y que mi obra se reconozca a un nivel tan alto”, asegura Zina, que saca su vena más graffitera posando con la emblemática botella de la marca a modo de spray.

¿La moraleja de todo esto? “Londres te demuestra que no hay nada inalcanzable si pones empeño, te esfuerzas y crees en ti”. Este es el London de Zina. Un London tan fascinante como el que nos muestra Beefeater. Su London, nuestro London, #mylondon… ¿Cuál es el tuyo?

Coméntalo

comentarios