La porcelana está viviendo una época de esplendor en la que, lejos de ser denostada o calificada como algo cutre, demasiado kistch, serio, aburrido o pasteloso, es (de nuevo) casi un material noble que eleva a la categoría de arte cualquier idea o concepto que materialice. Dinastías chinas como la Ming, Song, Yuan o Qing utilizaban este material para crear piezas únicas que no sólo eran sinónimo de poder y status sino también la perfecta vía para perpetuar y al mismo tiempo mostrar  al mundo una tradición completamente china. La porcelana como el arte más noble del momento. Con todos estos pequeños datos históricos en la cabeza es más fácil entender las piezas del artista nacido en Beijing llamado Li Xiaofeng. Li Xiaofeng, estudiante centrado en el mundo del mural pero actualmente enfocado en las esculturas, crea prendas de ropa con cortes contemporáneos con los restos de piezas o vasijas rotas de distintas dinastías como las ya citadas Ming, Song, Yuan o Qing. Lo curioso es como ha vuelto a engrandecer la porcelana a través de restos y escombros del pasado interconectándola directamente con uno de los artes más respetados en nuestro mundo contemporáneo como es el mundo de la moda. Aunque en un primer momento pueda parecer algo descabellado y completamente descontextualizado, firmas como Lacoste contaron con él para que creara un polo especial para celebrar la colección Joliday Collecto’s Series en el año 2010, además de diseñar dos polos especiales con estampado que imitaba sus propias piezas y ser el encargado de comisariar la exposición itinerante de Lacoste en ciudades como París, Dubai o Shanghai.

Su método de trabajo es más complejo de lo que a primera vista pueda parecer ya que no sólo se trata de unir piezas al azar hasta formar prendas en sí, sino que  con una base metálica forma el patrón (o, en este caso, maniquí) y juntas las piezas, una vez ya limpias, tratadas y recortadas las va montando para que tengan coherencia, estética, claro.

Su visión y trabajo ha sido definido como post-orientalismo por haber sido capaz de trasladar al presente el arte del pasado de una forma completamente vanguardista, asequible y fácil de entender tanto para los ojos doctos como para los que no.

Coméntalo

comentarios