Charlar con Ophra en pleno prime-time, poner a prueba su testosterona en un arranque halterofílico o posar embutida en un outfit rosa chicle como una erokawaii siliconada (tiembla, París), todo exceso es poco para María Forqué. Y no sólo en eso ha salido a su madre, porque si algo ha aprendido de ella es que, en cuestión de cine, como en España, en ningún sitio. Manuel Iborra, curtido director patrio, ha sido el valiente que ha logrado apartarla (temporalmente, suponemos) de su obsesión por la subcultura nipona para ponerla bajo sus órdenes en “Leftlovers”, la incursión en el largometraje de la it girl cañí por antonomasia. Sus impresiones sobre esta experiencia irrumpen en nuestra bandeja de entrada en un mail enviado de madrugada, recién llegada de una noche de juerga, lo que corrobora que María no es de las que pierden el tiempo.

Háblanos de “Leftlovers”. ¿Qué destacarías de la historia y qué te motivó para hacer la película?
Lo que me gusta de ella es que cuenta la historia de una chica en un momento que todos hemos pasado, y que mucha gente puede sentirse cercana al personaje.

¿Y quién es ella? ¿Cómo preparaste el papel?
Mi personaje es Susi, una niña perdida que vive en su mundo propio y se comunica con el mundo real a su manera, que algunos entienden y otros no. No preparé el papel de antemano; lo llevaba muy al día para que todo fuera lo más fresco y natural posible.

¿Qué tal ha sido el ambiente de rodaje?
Muy bueno. Éramos como una familia, todos me cuidaron mucho, me lo hacían todo muy fácil porque son grandes profesionales de toda la vida, y Manuel me trató con mucho amor. Luego estaba la parte joven del equipo, con la que estaba todo el día haciendo el tonto, así que fue una buena combinación.

Es tu primera experiencia como actriz, ¿verdad? ¿Qué tal ha resultado?
Sí, lo es. Al no haber hecho nada antes ni haber tomado clases en un principio no sabía cómo enfocarlo, pero seguí mi instinto y fue más fácil de lo que me esperaba, ha sido la mejor manera de aprender.

¿Qué proyectos barajas ahora?
Como actriz esperar que me salgan proyectos chulos mientras recibo clases de interpretación, y como dibujante formo parte de Atelier Des Jeunes, una organización de jóvenes artistas.

 

Puedes ver “Leflovers” en el Pequeño Cine Estudio de Madrid (calle Magallanes, 1)
y el Zumzeig Cinema de Barcelona (Carrer Béjar, 53).

Coméntalo

comentarios