Si a los que habéis estudiado arte o medicina las clases de anatomía os parecían algo tedioso y, a los demás, curiosos y autodidactas, siempre os ha llamado la atención y habéis querido entender mejor el cuerpo humano, Michael Reedy es vuestro artista. Con el cuerpo humano como base y centro de su arte, este ilustrador asentado en Michigan realiza disecciones anatómicas completamente artísticas, delicadas, curiosas, locas y naïves. Nacido en Galesburg, Illinois, ha recibido numerosos premios y reconocimientos artísticos y actualmente imparte clases de dibujo en la universidad EMU de Michigan.

Con un CV impresionante a sus espaldas, ha realizado numerosas exposiciones en Estados Unidos y, a nivel viral y virtual (el que nos es más cercano), es toda una celebridad.
Su visión aúna a la perfección el clasicismo de las composiciones, retratos de primer plano y plano medio, un gran realismo figurativo, en la precisión de los detalles, con un vanguardismo abrumador al incorporar boli bic o elementos a ordenador.
Esta atemporalidad contemporánea convierte a sus cuadros en lecciones de anatomía imprescindibles para todos los amantes del arte freak por ser tan siniestras como jocosas.

En palabras del propio Michael sobre su arte:

La figura humana y el retrato han sido fundamentales para mis estudios y exploraciones como artista durante los últimos doce años. En un deseo de extenderlo más allá de los modos históricos de la representación, me he encontrado cada vez más interesado en las representaciones del cuerpo que se salen del canon de la historia del arte, es decir, en la caricatura y la ilustración médica. En última instancia, creo que al combinar el lenguaje visual y el estilo empleado por los diversos modos de representación, tanto dentro como fuera de los límites aceptados de las bellas artes, puedo localizar y aprovechar las áreas únicas de resistencia esencial para la producción de un nuevo significado.”

Coméntalo

comentarios