Míticas, icónicas y un clásico imprescindible sin el que (casi) todos nosotros no hubiéramos concebido parte de nuestra historia personal, las zapatillas Vans Sidestripe celebran sus casi 40 años de vida. Para conmemorar su largo legado y recorrido, Vans lanza para la inminente temporada primaveral una gama más amplia de la silueta original de la Sidestripe: la Old Skool. Tanto para chico como para chica, trae al presente combinaciones de colores retro de los 80 y 70 y prints re-editados de los archivos del propio Paul Van Doren (fundador de la marca), que se centran en el color, el diseño y los materiales.

Sin embargo, a pesar de ser un básico, una pieza de coleccionista (para muchos) en nuestro armario y un símbolo de juventud y movimiento, tienen un largo bagaje a sus espaldas.

Nacidas en un primer momento como las Jazz Stripe, las Sidestripe no fueron más que un garabato del fundador de la firma, Paul Van Doren. Las Vans Sidestripe Old Skool debutaron en el año 1977 como Estilo 36 y fue la primera zapatilla de skate que incorporó cuero en su realización, también la primera en llevar Sidestripe (o franja lateral) y la favorita de skaters de la era Dogtown y riders de BMX.

La década de los 80 destacó por ser la era de la personalización: el Estilo 36 de la Van Doren Rubber Company se hizo muy popular debido al programa de customización único que fortaleció la idea del calzado como forma de expresión.
En los año 90 y 2000 dio un paso más allá y amplió su mundo del skate al de la moda y de la música: realizó colaboraciones como Vans x Supreme en 1996, Vans x Marc Jacobs a principios del 2000 y, en el mundo melómano, el cantante de punk rock Henry Rollins comenzó a llevar las Sidestripe en sus primeros conciertos y, al instante, se conviertieron en el fetiche de miles de jovenes. Además de este histórico hecho, ediciones especiales con grupos como Milencolin, Slayer, Bad religion, The Descendent y No Doubt demuestran su inseparable (e intrínseca) unión.

En cuanto a la moda, Vans y Supreme, firma de streetwear, llevan más de 15 años colaborando juntos por ser el modelo Old Skool la perfecta materialización del skate clásico y la atemporal durabilidad. El salto a la pasarela y el Haute Couture vino de la mano del irreverente Marc Jacobs: jugó con la alta calidad, el patronaje premium y presentó las Old Skool en boutiques, convirtiéndose así en un fetiche instantáneo para todos los sneaker-heads de por aquél entonces.

Si este repaso a su intensa e interesante historia no os parece suficiente, podéis escuchar a Steve Van Doren, hijo del fundador, hablar más de la historia de la Vans Sidestripe Old Skool.

 

Y, si quieres más vete también a echar un vistazo a qué zapatilla vas a escoger directamente en la página web de Vans.

Coméntalo

comentarios