No sé si por obsesión o casualidad hay algo en los fotógrafos neoyorquinos que siempre me parece fascinante. No es de extrañar que eso sea así cuando la gran urbe americana es centro mundial de casi todo lo vinculado a la imagen y a la creatividad. El trabajo del joven Danny Lane es de esos que por su estética son sencillamente bonitos y agradables de ver. Inspirado por lo cotidiano y la honestidad de su mirada, el talento de este fotógrafo se traduce en imágenes repletas de dulzura y sensualidad. Experto en capturar la delicadeza y afamado retratista, Lane tiene una especial habilidad para ver en la mujer la más profunda y eterna belleza. Con una mirada llena de transparencia, su cámara encuentra en la imagen femenina no sólo un reclamo sexual sino también la manera más sincera y limpia de explicar el deseo.

Lejos de estereotipos y cánones arcaicos, ya no sólo en sus modelos sino en todas su fotos, Danny Lane ha construido un archivo que establece una estética entre lo cinematográfico y lo documental, una estética cuya potencial aplicación comercial ya ha dado alguno frutos. Su colaboración con la firma Solestruck, por ejemplo, y algún que otro pinito con otras marcas de moda auguran un futuro bastante prometedor para este joven fotógrafo americano.

 Danny Lane for Solestruck

Danny Lane for Solestruck

Danny Lane for Solestruck

Coméntalo

comentarios