La profesora de parvulario (Haganenet), de Nadav Lapid. Isarel-Francia, 2014. Drama
Estreno 26 de junio

CREACIÓN VERSUS INTEGRACIÓN

En su soterrada elocuencia, la secuencia inicial de La profesora del parvulario muestra el punto de partida a partir del cual se construirá la película: una mujer pensativa, de mirada perdida, abandona el cuarto en el que su marido se entretiene con un TV show ligero. La escena condensa como pocas la insatisfacción vital de la protagonista, Nira, un alma con ansias de trascendencia cuya vía de escape del mundanal ruido, un taller de poesía amateur, rezuma la misma rivalidad y vulgaridad de la que trata de evadirse. Pronto, sin embargo, llegará el detonante de la acción: Yoav, un niño de cinco años con una turbia situación familiar y un asombroso talento para la poesía. Enfrentada a un mundo prosaico en el que no hay lugar para la poesía, Yoav terminará por dinamitar el tenue apego de Nira a la realidad. La obsesión de la maestra con el niño y su progresivo enfrentamiento con las leyes no escritas de la pedagogía y la no interferencia familiar alberga una lectura triple. Por un lado, se trata de un retrato íntimo del descontento de una mujer enfrentada a su sociedad y su tiempo, mientras que, por otro, sugiere un debate doble: de una parte, la conveniencia de la estimulación de las facultades infantiles más tempranas y remotas frente al pedestre entorno que las cercena; y de otra, los límites lógicos a dicha sugestión, evitando poner la sublimación del talento por delante del bienestar del niño. La profesora traspasa de manera clara ese límite: su obstinada insistencia responde no tanto a un deseo desinteresado de servir como cauce a la pulsión creativa del niño, sino a su egoísta (e inconsciente) necesidad de alzar el vuelo y alcanzar la comunión con el arte. Un sendero que involuciona del apoyo a la explotación, con un desenlace que pone de manifiesto la infravalorada madurez infantil y su capacidad razonable para decidir sobre su propio destino.

Quién: Nadav Lapid, uno de los directores israelíes más talentosos de su generación.
Qué: La obsesión de una profesora por un niño poeta y su férrea determinación por sacarle de un entorno indiferente a su sensibilidad para no privar a la humanidad de su arte.
Cuándo: Más frecuentemente de lo que queremos creer.
Dónde: En una pequeña localidad de Israel.
Por qué: Por su concepción de la poesía en su doble faceta de evasión y lucha y su razonable planteamiento de los límites éticos de la creación.

 

TRÁILER

Posología: Poetas malditos, almas incomprendidas y educadores de métodos poco ortodoxos.
Contraindicaciones: Hooligans, militares y guardias civiles.
Efectos secundarios: Ansias de trascendencia… cueste lo que cueste.
Véase también: Whiplash, un retrato reciente de los estragos del perfeccionismo y la sobredemanda artística en un adolescente a merced de un instructor totalitario. 
Pedigrí: Giraldillo de Plata a la Mejor Película en el Festival de Cine Europeo de Sevilla, Mejor Director en BAFICI (Buenos Aires) y Semana de la Crítica en Cannes.

Coméntalo

comentarios