2.-LMuerteDelPiyayo_02Portada del libro La Muerte del Piyayo © Eva Monleón

Estas pequeñas píldoras inspiracionales basadas en las escenas del día a día han llevado a que este peculiar escritor haya publicado La muerte del Piyayo, su tercer libro de una colección dedicada a sus célebres ideas (que ya ha obtenido éxito de crítica y público). Editada por Blackie Books, esta obra (con un bollo de crema con una rueda en la portada) nos descubre algunas de sus cómicas fantasías que te harán reír y reflexionar a partes iguales. ¿Es post-humor? ¿Es lenguaje “nogueriano” puro y duro? Intentamos descifrarlo en esta entrevista (donde también vamos a intentar averiguar si Cuéntame será una serie de ficción en el año 2232). En este booktrailer de La muerte de Piyayo, puedes ver cómo Noguera ha estado evitando toda su vida toparse con niños…

¿Qué nos vamos a encontrar en La Muerte de Piyayo? ¿Quién es Piyayo?
El libro es un patchwork, es decir, un tejido formado de parches en el que cada uno de ellos es una imagen mental de las que suelo anotar. Muchas páginas del libro están partidas por dos o tres imágenes independientes. Explico la mayoría de imágenes mentales mediante dibujos que acompaño de textos breves, de hecho, todos los libros que hago son así. Mi intención es sacar más o menos un libro al año con los fragmentos que me haya dado tiempo a dibujar y escribir durante ese año. Me gusta imaginármelo como si fuera una superficie homogénea que, cuando la miras con detalle, está formada de infinidad de puntos singulares. Infinita variación en lo homogéneo. Mis imágenes se parecen mucho entre ellas, pero aun así todas son únicas.

 “Me gusta imaginarme La Muerte de Piyayo como si fuera una superficie homogénea que, cuando la miras con detalle, está formada de infinidad de puntos singulares. Infinita variación en lo homogéneo”.

 ¿Haces post-humor o es otra cosa?
No, qué va… O igual sí, ¿eh? En cualquier caso, lo del Posthumor es post-lo que yo hago. O sea, yo ya hacía lo que hago antes de que se acuñase el término. Explico formas que me atraen estéticamente y hay tensiones en las formas y en los conceptos. La manera de explicarlas es desenfadada, irreverente, bromista… Pero las formas que me interesan no son comedia, son arte. Soy artista, ¿me oyes? Soy un jodido artista. Soy un creador ciberpunk, estoy embarazada, soy seminarista…  

En cuestión de humoristas, directores de cine, escritores… ¿Cuáles son tus referencias?
No soy cinéfilo, ni consumo mucha comedia. Pero, por si algún lector aún no los conoce y mi mención puede crear un amorío estético, además de los más conocidos (Venga Monjas, Alberto González, Carlo Padial, Joan Cornellà, Molg, Mierdecitas…), ahí van unos nombres de artistas de distinto pelaje que me molan. Os los lanzo a vuelapluma, por si os apetece “googlearlos”: Canódromo Abandonado, Juan Cavestany, David Bestué y Marc Vives, Efrén Álvarez, Cris Blanco, Michael Kupperman, Ollie Schrauwen, Johnny Ryan, Edward Gorey, Neo Rauch, Matt Lock, Olaf Breuning, David Shrigley, Roman Signer, La Abuela Bloguera, el blog Hongos o el escritor Thomas Bernhard.

¿Qué piensas respecto a la aparición de nuevos soportes digitales y el consecuente cambio en los hábitos de lectura? ¿Larga vida o muerte lenta del papel?
Tengo e-book y es muy cómodo para llevártelo de viaje, además cabe de todo. Muy ciberpunk también. El papel es más agradable, dónde va a parar… Además, me he criado con él. El papel siempre estará, supongo. Bueno, en realidad me da igual lo que pase con el libro de papel mientras no desaparezcan las bibliotecas públicas…

¿Qué te sugiere el panorama editorial español? ¿Hay talento? ¿Y oportunidades?
Ni idea. Sé que hay editoriales que sacan cosas muy bonitas. Y no sé dónde leí que hay una burbuja editorial que explotará. Y que el talento está en China. Es broma. El talento está en Valencia.

“Soy artista, ¿me oyes?  Soy un creador ciberpunk”.

¿De qué manera fomentarías el interés de la sociedad por los contenidos culturales?
Pondría cuadros en la calle. Reproducciones de Velázquez, de Giotto, los grandes maestros… Y películas premiadas en Cannes y en Sundance en todos los canales non stop de televisión. También documentales premiados y rarezas buenísimas. Un contínuum de calité que fuera solamente interrumpido por el Telediario. Y en las radios, pondría música escogida por un comité de críticos de cada género todo el día, los hits indiscutibles de todas las épocas. En el flanco de los autobuses, cuadros de Fra Angélico, ópera subtitulada en pantallas gigantes en el centro de todas las poblaciones las 24 horas, fragmentos de novelas encumbradas por la crítica en las marquesinas y descarga directa del texto completo con código BIDI, discos de Fra Angélico en los urinarios públicos, flyers con los bodegones de Zurbarán, también flyers con los monjes de Zurbarán…

En Hervir un oso, libro que escribiste junto con Jonathan Millán, nos hacíais reflexionar en torno a surrealistas ideas como la posibilidad de viajar en el tiempo con solo mirar a un perro o la de que unos gatos dirijan un área de servicio en los Monegros. Lo que más nos inquieta es, ¿crees fehacientemente que en 2232, Cuéntame se habrá convertido en una serie de ficción?
¿Te imaginas que no te sigo la corriente en absoluto? (Risas). No, no, nunca haría eso… En 2232 no habrá Cuéntame ni habrá España. Solo habrá una “megacorporación” —MEGACORP— y núcleos de resistencia en el desierto y en los polos. Habrá Internet universal directo a las retinas. Y se usará la basura como combustible. Segurísimo.

¿Qué te queda por hacer que aún no hayas hecho (y tengas que hacer sí o sí)?
Tener hijos, envejecer y morirme. Aunque de todo esto, lo único que tengo que hacer sí o sí es morirme.

¿Cómo te ves de aquí a cinco años? ¿Y en dos décadas?
En cinco, igual. En veinte, también. Ojalá siempre esté igual.

¿Proyectos futuros?
Seguir igual. Siempre igual. Ahora voy a iniciar una cosa llamada Infrashow, que es la versión no teatral del Ultrashow. O sea, la versión chill out. Gratis, en vivo y en podcast. Igual no lo hago, claro. También tengo que hacerme la web. Pero llevo años diciéndolo… Adiós.

1.-Miguel2_por_Nia-Gvauta© Nia Gvauta

Miguel Noguera… escribe, dibuja y hace “ultrashows”. Nació… en Las Palmas de Gran Canaria, allá por 1979. Es… Licenciado en Bellas Artes y, en ocasiones, también canta. Ha publicado… Los libros Hervir un Oso, Ultraviolencia, Ser madre hoy, Mejor que vivir, La vieja tigresa o el erotismo de la senectud y La Muerte del Piyayo.

 

LOS ULTRASHOWS

Los Ultrashows son monólogos donde Miguel Noguera mezcla ideas que no tienen por qué ser cómicas, (pero que resultan hilarantemente cómicas). De hecho, en la mayoría de las ocasiones se inspira en escenas costumbristas del día a día. Le preguntamos si cree que el público se ríe porque se siente identificado con estas bizarras situaciones: “Sí que podría decirse que hay identificación, pero no en el sentido de reconocerse uno en algo, sino de reconocer algo. El público identifica uno de mis contenidos como tal —entiende exactamente qué es lo que le quiero comunicar— y es la identificación misma del contenido la que les hace valorar el contenido, no porque les sea familiar, sino porque precisamente les resulta insultantemente nimio y hermético, aunque al mismo tiempo comunicable”, afirma. Para Noguera, la clave de que el público se ría está en que enuncia “esos contenidos tan vaciados de costumbrismo de un modo ridículamente vehemente, como un telepredicador”. 

Último ultrashow de la temporada. 28 de julio. Teatro del Barrio. Madrid

Coméntalo

comentarios