JULIA04
© Yago Partal

Autoproclamada y orgullosa provinciana. Pretendidamente sexy. Icono de moda sin querer. Estudiosa del arte y admiradora de Sarita Montiel. Nos paramos a conocer de cerca a la que ha sido la mitad más irreverente y visual (junto con Miguel Rodrigáñez) de De la Puríssima. Y lo hacemos cuando el nuevo Café Berlín de Madrid acoge uno de sus eclécticos e íntimos conciertos en el que ya se entreverá el renovado espíritu de “SONORA”, un último y novísimo EP fronterizo grabado e inspirado en la Arizona desértica que separa México y EE.UU. Un trabajo que se presentará oficialmente en el Teatro de la Zarzuela el próximo 9 de mayo.

¿Quién es Julia de Castro? La persona y el personaje.
Soy una chica de provincias que vino a la capital para estudiar historia del arte. Como muchas provincianas cuentan, es aquí donde descubrimos nuestra vocación. En Madrid puedes adentrarte en experiencias que en Ávila no puedes ni imaginar. Yo no sabía cuál era mi vocación, ni siquiera la intuía hasta que en mi colegio mayor, el mítico Johnny (San Juan Evangelista), me apunté al grupo de teatro. El personaje y la persona en mi caso son lo mismo, aunque todos nos comportamos distinto con un público delante. A mí me salió el “yo” más censurado; supongo que llevaba mucho tiempo ahí escondido.

Tu puesta en escena, tu gesto, tu propia voz, la estética con la que imprimes tu cuerpo son seña de identidad inconfundible… ¿Qué modelo de mujer crees que evocas?
La palabra modelo implica referencia a seguir. No sé si eso comulga mucho con lo que soy. La identidad se ha ido elaborando poco a poco, la voz ya no es la misma que en mis comienzos como cantante, la estética ha ido cambiando, evolucionando. Este año me he quitado la peineta, tenía ganas. Y mis letras también. Si tuviera que englobarme en un grupo de mujeres sería el de artistas millennials. El contexto histórico y la edad influyen directamente en una artista.

JULIA03
© Yago Partal

Te hemos visto ya en varios eventos relacionados con la moda, en editoriales, revistas, etc. ¿En qué medida forma parte el mundo de la moda de tu trabajo, tus inspiraciones o tu vida, en general?
La moda es la industria que más me impresiona, todo lo que toca lo convierte en tendencia, su espacio en nuestra vida cotidiana lo demuestra. La velocidad con la que se reinventa es vertiginosa; es más rápida que la tecnología. Personalmente me gusta su inclinación hacia el arte, Jonathan Anderson es un buen ejemplo. Lo que inspiran sus colecciones me cautiva. La moda revisa, homenajea, imita y mata. Es muy poderosa. Por otro lado vivo rodeada de amigos que se dedican a la moda, especialmente Jonathan Sánchez que ahora trabaja en París. No tomo ninguna decisión en mi vestuario sin consultárselo, él me ha enseñado a amar la moda.

¿De dónde viene el nombre de De la Puríssima?
Es un nombre valenciano. Surgió una noche memorable con un par de amigos cuando este proyecto era solo algo primigenio. Resbalé en una calle con este nombre, miré arriba y les dije: “tengo el nombre de la banda”.

¿Cantáis jazz o haces cabaret? ¿Sois más música o más guion? ¿Qué hay de teatro y de cuplé en vuestro trabajo?
No me gusta nada la palabra cabaret. En España se hacía cuplé, un género musico-teatral en sí mismo. No nos hace falta la palabra cabaret para definirlo. Yo vengo de la interpretación así que me aferré a eso ante un escenario con público al tiempo que descubría el género ínfimo y me dije “coño, es exactamente lo que yo hago”. Es decir, canto e interpreto temas de un contenido sexual evidente. Me sentí muy orgullosa, y no es que no conociera a Sara Montiel -que por otro lado es un revival de las cupletistas que verdaderamente dieron luz al género- es que al leer sobre principios del siglo XX y toda esa libertad sobre el escenario, entendí que algo se había perdido. No tenemos ninguna intención de reproducir lo que eran esas veladas, sino de recoger el legado y hacerlo nuestro. Los conciertos en directo son teatrales pero no dejan de ser pura música. Hemos tocado en festivales de jazz o en teatros, es un proyecto versátil con una esencia muy folclórica.

¿Quién os inspira?
Nos inspira Scott Laffaro, Bill Evans, Billie Holliday o The Bad Plus pero también Nicolas Jaar, Slint, o Frank Ocean. Bebemos de muchos lados.

¿Qué es “SONORA”?
Es el nuevo EP grabado íntegramente en Tucson (Arizona) y producido por Camilo Lara y Sergio Mendoza. “Sonora” también es el desierto que une o separa México de EEUU, allí se ha creado el sonido impreso en el disco, músicos autóctonos tanto americanos como mexicanos al servicio de temas muy españoles. Un sonido fronterizo que responde a este nombre.

JULIA02
© Yago Partal

¿Por qué Arizona?
Camilo es una persona vibrante, nos conocimos hace un par de años en Vic, los dos quisimos trabajar juntos y estuvimos tiempo valorándolo. En una de sus giras europeas pasó por Madrid y me presentó a Sergio Mendoza (Calexico, Devochka). Nos encerramos en el estudio e hicimos un par de temas. Estaba claro que iba a ser un bombazo. Todo parecía muy complicado; yo no encontré capital para producirlo aquí en España. Llamé a Camilo para decírselo y él me contestó: “¿Tienes dinero para un billete a Arizona?” Así de fácil, fueron diez días inolvidables.

¿Qué vamos a ver en el Café Berlín?
Estamos en transición. Este periodo a mí me pone muchísimo y en Madrid nos lo permitimos todo. Va a ser un concierto especial porque lo antiguo da paso a lo nuevo en el mismo directo, sonora y físicamente. La electrónica ha entrado en nuestras vidas.

Fragmento de Santa Frívola

 ¿En qué momento se encuentra De la Puríssima? ¿Próximos proyectos o eventos?
Estamos a punto de sacar “SONORA”, de hacer una gira. Lo presentamos el 9 de mayo en el Teatro de la Zarzuela y luego nos vamos al Festival de Jazz de Sibiu de Atenas con el Instituto Cervantes. Y después de verano cruzaremos el charco a México para presentarlo allá.

#5añosdelBerlín: De la Puríssima.
Café Berlín. Calle Costanilla de los Ángeles, 20 (Madrid).
Viernes 17 de marzo. 23:ooh. Entradas: 12€ anticipada / 14€ en taquilla.

Coméntalo

comentarios