00RICHARDKERN

El norteamericano Richard Kern (1954) es uno de los fotógrafos más envidiados en su profesión. Con parte de su trabajo ha ayudado a construir el imaginario colectivo erótico mediante un juego constante entre voyeurismo y exhibicionismo. Sus fotos de chicas (semi)desnudas han recorrido medio planeta incrustadas en las páginas de revistas de tirada internacional. Quedan lejos sus años alborotando la escena artística del Nueva York de los años 80 con una obra fílmica inscrita en el Cinema of Transgression, pero parte de su transgresión sigue palpitando en un actual trabajo dividido en retratos de personalidades, series fotográficas de chicas, videoclips y un proyecto que podría desembocar en su primer largometraje. Hablamos con él de estos y otros temas en su estudio-apartamento del Lower East Side.

01RICHARDKERN

02RICHARDKERN

03RICHARDKERN

El papel del periodista en una entrevista puede obedecer a desenmascarar el mito, extirpar la máscara del personaje sentado delante de él para dar con la persona. Con Richard Kern nada de eso es necesario. Tras una recepción fría, coincidiendo con la entrega de una carta de una extinta publicación musical española que un servidor se encarga de traducir al inglés mientras enfilamos hacia el tercer piso de un humilde edificio de apartamentos de Nueva York, Kern se encarga de desmitificarse incluso antes de proceder a las preguntas: “La gente piensa que soy rico, pero como puedes comprobar no lo soy”. Puede que su cuenta bancaria no rebose dólares, pero la ropa interior femenina que sigue tendida en la silla utilizada durante su última sesión, hace pensar que tiene uno de los trabajos más agradecidos de este mundo, o como mínimo, del que sentirse orgulloso con la proyección obtenida con éste. Una opinión que también pondrá en duda.

Existe la idea generalizada de que cuando uno se hace mayor la transgresión de la juventud tiende a desinflarse, volviéndose uno más conservador. Pero viendo tu trabajo no parece que sea así. ¿Estás de acuerdo? ¿Sigue corriendo sangre por tu vena provocadora?
Definitivamente creo que la transgresión en mi trabajo ha cambiado respecto a los primeros años, porque como tú dices me he hecho viejo, pero también me he convertido en una persona más asentada. Creo que intervienen muchos factores, como el cómo te sientes en cada momento. No hay duda de que no tengo el mismo tipo de rabia que cuando empecé haciendo esas películas. Por ejemplo intento ser más cauteloso con lo que digo y hago por las consecuencias laborales que pueda tener, porque ahora las modelos no trabajan contigo si te ven como un tipo de intenciones sórdidas o deshonestas. Mi actitud solía ser de “Fuck you” y “Fuck everything”, y ahora es más de “Fuck me”.

¿De dónde nace tu pasión por la fotografía?
Probablemente de mi padre porque él trabajaba como fotógrafo para diarios. Pero también influyeron otros aspectos. Puede sonar a cliché pero el Blow Up de Antonioni fue otro gran motivo. Toda la gente de mi edad quedó marcada por esa película, era demasiado cool si la veías de jovencito. Aunque también fue importante que creciera en un ambiente donde no había nada que hacer, y estar rodeado de todo ese material y fotografías, la sala de revelado donde trabajaba mi padre, etc. Era lo más divertido que podía hacer en el entorno donde crecí.

¿Puedes explicar qué era el Cinema of Transgression?
Aquí, en Nueva York, había muchas escenas cinematográficas en marcha al mismo tiempo. Había una corriente underground con respecto a lo que fuera el cine convencional de la época. La ciudad siempre ha tenido esa escena musical más arty y rara, y eso también generaba películas de manera paralela. Básicamente este movimiento estaba ligado a la música new wave y a la escena punk de los ‘80 en la gran manzana. Nuestra contestación al flower power de la época anterior era hacer películas que no fueran divertidas, sino aburridas, rabiosas y punk. Era realmente una escena muy ligada a la música de ese momento y toda esa actitud.

¿En qué punto de tu carrera decidiste dejar de hacer cortos para centrarte en la fotografía? ¿Cuál fue el principal motivo?
Desde que era niño había querido dirigir películas pero durante esos años me inicié con la fotografía. Años después empecé a hacer fanzines en los que utilizaba mis fotos. Y creo que fue a los 22 años que empecé con el rollo de los filmes experimentales. A esto le siguió un tiempo en que filmaba, pero a la vez, tomaba fotografías. Y luego en el año 86, o el 88, tuve una etapa muy jodida por culpa de las drogas, y cuando logré salir de ese mundo me centré en la fotografía porque mi mente ya no era capaz de volver a conectar con el lenguaje audiovisual. Ha sido ahora, en los últimos cinco años, cuando me he sentido preparado para reemprender mi trabajo en ese campo.

¿Sabrías decir cómo ha cambiado tu trabajo de ahora – a nivel de estilo, estética, técnica, etc. -, con respecto a tus inicios en los años 80?
Durante los primeros años estuve muy influenciado por una corriente de fotógrafos checoslovacos que abrazaban el surrealismo, y mis fotografías trataban de enfilar ese mismo camino. Pienso en el fotógrafo Ralph Gibson cuando pienso en mi material más viejo. En un momento dado muté hacia la realidad, hacia la falsa realidad. En esos primeros años mis fotos pretendían ser surrealistas, y luego cambié para intentar hacer una fotografía más conceptual, que no lo es en realidad. Porque al fin y al cabo mucho de mi trabajo son sólo chicas desnudas, que es nada. Aunque dentro de las fotos de chicas desnudas hay muchas series conceptuales distintas. Pero cuando hago un libro para Taschen u otra editorial, lo único que quieren es un montón de material con tías desnudas, que no difiere demasiado de las fotos que solía tomar para revistas porno. Pero supongo que esas fotos también estaban bien… No lo sé.

¿Cuándo y cómo te empezaste a obsesionar por los pechos de las mujeres?
No creo que esté obsesionado de la misma manera en que lo estaba. Pero esta “obsesión” es la de muchos hombres con las mujeres, o la de los hombres hacia los hombres si son gays. Supongo que empezaría en mi adolescencia, a los 14 o 15 años. Y más tarde, cuando empecé con las fotografías de chicas, se convirtió en una manera de estar alrededor de ellas, verlas desnudas, sin tener que estar implicado con ellas. Me funciona como una especie de dispositivo para alimentar esa debilidad que siento hacia ellas de una forma segura y sana. No obstante a día de hoy estoy más obsesionado con el mirar. De hecho me encanta mirar a las mujeres con la ropa puesta. Pero si te soy sincero no soy tetófilo, soy más de culos.

¿Cómo seleccionas a las modelos con las que trabajas?
Ahora mismo las selecciono a partir de quienquiera que me escriba directamente. Y más recientemente mediante las que me escriben por Instagram. Últimamente me escriben a través de esta red social diciendo que quieren ser modelos, y si puedo, las ayudo a ello.

En tus fotografías, aparte de mostrar a las modelos parcialmente o totalmente desnudas, sueles usar un background doméstico y costumbrista. ¿Dirías que esa es otra constante en tu obra?
Esa predilección viene de tiempo atrás. Pero el verdadero motivo por el que opto por esto es porque no me gusta tomar las fotos en mi estudio. Siempre intento organizar la sesión en sus casas. Más ahora que hago muchos vídeos y entrevistas, e interesa saber dónde viven las chicas.

¿Cuáles dirías que han sido las mayores influencias en tu trabajo?
En mi etapa inicial, ligada al Cinema of Transgression, Russ Meyer y John Waters fueron una gran influencia, pero siempre me ha gustado mucho Antonioni. Y si hablamos de fotografía, hay una gran cantidad de artistas que me han influenciado. Por ejemplo, el fotógrafo norteamericano Mike Levine, especializado en el rock, que durante los ‘90 capturó un montón de material de la banda Nirvana.

En los últimos cincos años has recuperado tu trabajo en el campo del videoclip después de un largo hiato. ¿Qué es lo que te tiene que convencer para embarcarte a dirigir una pieza musical?
Ayuda bastante que me guste la banda, pero supongo que es una mezcla entre la idea, la canción y el dinero que haya de por medio. No deja de ser un trabajo, pero bastante divertido. Habré hecho uno solo, o un par máximo, en los que no me gustara la banda. No creo que los encuentras en mi web (risas).

Cuando te mudaste a Nueva York en el año 1978, la ciudad no tenía nada que ver con esta gentrificación que parece barrer con la esencia de cada barrio, visible especialmente en el Brooklyn actual. Pese a esto, ¿crees que Nueva York sigue siendo una buena ciudad para desarrollarse como artista?
Para mí lo sigue siendo. Más allá de la cantidad de chicas que pueda encontrar aquí, está toda esta actividad gratuita, galerías, museos… Toda esa actividad que tiene lugar en esta ciudad. Aunque ahora todo está en Brooklyn. Todo parece ocurrir allí. Pero supongo que cualquier gran ciudad puede ser válida para asentarse como artista, siempre hay algo que se mueve en éstas. Sin embargo, también te digo que no me veo a mí mismo viviendo en ningún otro sitio, aunque eso también puede estar ligado a lo barato que es mi alquiler aquí. Pero claro, si comparas la situación de ahora con la de antes, es obvio que las cosas se han encarecido, especialmente el alquiler. Cuando me mudé a Nueva York pagaba 250 dólares de alquiler.

04RICHARDKERN

 

LIBROS

Hasta la fecha ha sacado más de 13 libros, algunos de ellos publicados por la editorial Taschen, quienes en noviembre lanzan una edición especial de New York City Girls, conmemorando el 20º aniversario de su publicación. Shot by Kern (Taschen, 2013), un recopilatorio de sus fotografías de chicas desnudas; Contact High (Picturebox, 2013), serie dedicada a chicas fotografiadas en un estado alterado por las drogas; o XX Girls (Fiction, 1997), sobre chicas envueltas en el mundo del arte y de la música que Kern conocía de los ambientes del Downtown de NYC, son otros de sus libros más representativos. También ha publicado: XX Models (Fiction, 2001), New York Girls (Taschen, 1995), Model Release (Taschen, 2000), Kern Noir (Charta, 2002), Soft (Universe, 2004), Digital Kern (Charta), Looker (Abrams, 2008) o Action (Taschen, 2007).

05RICHARDKERN

06RICHARDKERN

RETRATOS

Parte importante de la obra del artista norteamericano la componen los retratos a celebrities que ha venido haciendo a lo largo de la última década. Nick Cave, Nick Nolte, Marina Abramovic, Lydia Lunch (la musa de sus primeras cintas), Marilyn Manson, Vincent Gallo, Asia Argento o Courtney Love son algunos de los rostros que han desfilado por delante de su objetivo. Los últimos en hacerlo: Sasha Grey, Chance the Rapper, Jemima Kirke (Girls), Natasha Lyone (Orange is the new black) o Kim Gordon. En sus retratos procura enmarcar a los sujetos en un entorno singular, potenciando la capacidad de atracción, y sin olvidar incrustar el fuerte contenido erótico con el que se identifica a sus instantáneas.

09RICHARDKERN

10RICHARDKERN

11RICHARDKERN

 

ÚLTIMOS PROYECTOS

Después de un largo silencio en su faceta como realizador debido a los estragos causados por las drogas, Richard Kern ha reemprendido en los últimos cinco años su rol como realizador dirigiendo de nuevo cortos y piezas musicales. Entre las últimas se encuentran trabajos para Is Tropical, Indochine, o bandas de novísimo cuño de la ciudad de Nueva York como The Prettiots. También su producción de cortos eróticos, experimentales y no narrativos ha vuelto a reactivarse tras ese largo hiato creativo. Además prepara su asalto al cine con un primer largometraje alrededor de varias chicas que viven en la ciudad que nunca duerme. Un proyecto que a día de hoy está en vías de financiación.

 

SHORT BIO

Nacido… en Roanoke Rapids, Carolina del norte. Asentado… en Nueva York desde 1978. Tiene… 59 años. Se licenció… en ARTE en la Universidad de North Carolina. En los ‘80… fue una de las grandes figuras del Cinema of Transgression, movimiento underground que formó parte de la explosión subcultural del East Village. Dirigió cortos experimentales con alto contenido erótico y violento, protagonizados por famosos de la escena underground como Lydia Lunch, Sonic Youth o Henry Rollins. Sus piezas más célebres de esa etapa son The Right Side of My Brain y Fingered. Fotografía… La popularidad le llegaría en su faceta de fotógrafo, donde ha dividido el tiempo entre fotos de chicas desnudas y retratos de personalidades. Ha publicado… más de 13 libros de fotografía, algunos para la editorial Taschen. Su trabajo… ha sido exhibido en museos como el Moma o el Whitney. Ha colaborado… en prestigiosas revistas como Playboy, Vice o Purple. También… ha dirigido varios videoclips para artistas y grupos como Marilyn Manson, Sonic Youth, The Breeders o Is Tropical.

07RICHARDKERN

08RICHARDKERN

Coméntalo

comentarios