Cuando algo es vocacional y además se tiene talento suceden cosas como las que nos propone la diseñadora de zapatos Minna Parikka. Afincada en su Helsinki natal esta maestra del calzado tenía claro desde sus tiernos quince años que los zapatos eran su pasión. Desde Londres a Barcelona y pasando por Milán, Minna encontró la inspiración que hoy da vida a sus diseños a base de mucho trabajo y esfuerzo. Sus colecciones cargadas de fantasía mezclan el surrealismo con la elegancia haciendo del calzado algo que va más allá de una necesidad para convertirlo en un juego. La creatividad y el humor que impregnan cada uno de sus modelos hacen de su firma una apuesta segura para marcar la diferencia y hacer de unos tacones no solo algo femenino sino también mágico. Para más fanatismo sus piezas se producen en nuestro país haciendo fuerte la idea del “made in Spain” como referente de calidad e internacionalidad, un plus que nunca está de más.

Para su última campaña ha contado con la magistral colaboración de la también finlandesa Janine Rewell, ilustradora cuyos reconocimientos a nivel internacional ponen de manifiesto la calidad de su trabajo. Para esta ocasión las dos artistas han unido sus talentos en lo que es un perfecto equilibrio entre ambos estilos. A través de los estampados geométricos e hilarantes creados por la diseñadora, Janine genera estas composiciones aplicándolos sobre las modelos a través del body-painting y haciendo al cuerpo partícipe activo de la obra. La yuxtaposición de los cuerpos con los fondos y la combinación de planos nos sumergen en una imagen colorista y casi hipnótica que refleja a la perfección el espíritu irreverente e inquieto de la firma.

Si os gustan las fotos no os perdáis este vídeo de Rasmus Wilén donde podréis ver el making off de la campaña.

 

Coméntalo

comentarios