“LA DESAPARICIÓN DE ELEANOR RIGBY: ELLOS”, Ned Benson
Drama romántico; versión “conciliadora” de “Ella” y “Él”; remontaje de un díptico del (des)amor; cuestión de puntos de vista; ni contigo ni sin ti; soldados del amor; autopsia de un romance.
Estados Unidos. Estreno 3 de octubre.

EL AMOR TIENE DOS CARAS
(Agárralo como puedas)

Todo comenzó con una canción de los Beatles: “Eleanor Rigby”, escrita por Paul McCartney y que da el nombre a la integrante femenina de la pareja a estudio. “All the lonely people, where do they all come from”… o lo que es lo mismo: “¿De dónde viene toda la gente solitaria?”… Con esta línea del tema musical, Ned Benson empezó a pensar en la cantidad de personas que viven su propia soledad, y así fue cómo surgió el personaje interpretado por Jessica Chastain. Con una mirada única, pero por partida doble, Benson captura en su totalidad la imagen de una relación de pareja, desde un “para siempre” a un “hasta nunca”. Felizmente casados, Conor (James McAvoy) y Eleanor (Jessica Chastain) pasarán a sentirse como extraños que quieren comprenderse tras sufrir una misteriosa tragedia, tocados y hundidos, cerrándose la puerta de su futuro juntos pero, abriéndose una ventana a la subjetividad de las relaciones gracias a la exploración de Ned Benson. Las dos caras de una pareja que pretende recuperar la vida y el amor que una vez tuvieron… pero que se les escapó: “Nunca volveremos a tener lo que tuvimos…”.

William Hurt, Viola Davis e Isabelle Huppert, entre otros, rodean a los tortolitos y ven cómo estos sucumben y pierden la batalla ante los altibajos que tarde o temprano surgen en todo chispazo de amor. La subjetividad siempre es un grado: dos personas pueden, y suelen, experimentar “lo mismo pero de maneras diferentes”, porque todo depende de cómo se mire, y es que en el amor también existen los puntos de vista. “Estamos en la misma habitación… a millones de kilómetros de distancia”. Del subidón del comienzo, al desvanecimiento ante la primera “crisis”, y de ahí, a la muerte metafórica. Es ahí cuando “Él” y “Ella” tendrán que decidir si hay cimientos suficientes para seguir juntos como pareja o si es mejor liberarse del “2” como combinación de ser/estar/parecer.

La experiencia “Eleanor Rigby” parte de dos películas con la misma premisa pero contadas de diferente manera que lamentablemente han acabado en una, al menos para su comercialización en cines españoles. Las dos películas (“Él” y “Ella”) se presentaron en el Festival de Toronto del año pasado y tras su buena acogida fueron compradas por The Weisntein Co. Ante las pocas opciones comerciales del díptico, Harvey Weinstein sacó las tijeras y mutiló la idea conceptual del proyecto para crear la fórmula combinada y mucho más viable para su exhibición: la versión conciliadora “Ellos”. Condensada o no, he aquí una historia para chismosos del corazón ajeno, con posibilidad de elegir bando, y que queda grabada a fuerza tanto o más que esos lemas sobre corteza de árbol que, por ejemplo, podrían decir y prometer:

 ELEANOR (Chastain) ♥ CONOR (McAvoy)
FOREVER

 “Todos empezamos creyendo que esto dura siempre, pero todo se complica tarde o temprano”.
Las leyes definibles, concretas y trazables del amor


MUST WATCH

Ideal para: Emparejados y desemparejados; románticos contemporáneos; a los que empalman cita (sosa) con cita (desastrosa); los que siempre andan “buscando”.

Llévate a: Aquellos que crean que en toda historia con final amargo siempre tiene que haber un bueno y un malo; al que siga recordando a su ex y al que no sabe estar solo; a sociólogos del amor.

Te gustará si: Aprendes de los errores de los demás; disfrutas haciendo leña del árbol caído; eres treintañero, no tienes pareja y recibes una invitación de boda casi por mes.

Videoteca de parecidos razonables: La forma de contar una “historia de pareja” con los dos puntos de vista ya fue utilizada anteriormente en 1991 por la comedia “Él dijo, ella dijo”, protagonizada por Kevin Bacon y Elizabeth Perkins. Se nos rompió el amor de tanto usarlo en cintas con duelo como “Blue Valentine” (con Ryan Gosling y Michelle Williams), “La vida de Adèle” (y su primer amor… roto), y “Revolutionary Road”, con los casados y frustrados Leonardo DiCaprio y Kate Winslet añorando su romance clásico y de clase A en “Titanic”. Por su parte, Michael Douglas y Kathleen Turner se lanzaban los platos en “La Guerra de los Rose”, y en “Celeste and Jesse forever”, Rashida Jones y Andy Samberg fluctuaban entre ser amantes para siempre, amigos con derecho a roce o simplemente tener una relación “cordial”. Por la parte de “Ellas”, Zooey Deschanel encandilaba a Joseph Gordon Levitt para luego hacer un “Eleanor Rigby” (o lo que es lo mismo, alejarse) en “(500) Días juntos”, y de nuevo, Kate Winslet, en un ataque/defensa propio del “se acabó”, se las ingeniaba para que le borrarán todos los recuerdos de su tormentosa relación con Jim Carrey (“Olvídate de mí”). Y por la parte de “Ellos”, Woody Allen reflexionaba más de la cuenta sobre su ruptura con “Annie Hall” AKA Diane Keaton, y John Cusack intentaba recuperar entre disco y disco a su ex para comprobar la “Alta fidelidad” de la antigua pareja. Más rupturas sentimentales en: “Separados”, con los ex Vince Vaughn y Jennifer Aniston; “Notting Hill”, quedándose en un amago de “break-up” que concluía con final feliz en el parque; y, el manual de clichés, consejos y el libro de estilo amoroso de “¿Qué les pasa a los hombres?” (con un título original en inglés mucho más interesante: “He’s just not that into you”). Para cerrar y pasar capítulo, ya en la zona roja por su desazón con olor a naftalina, Bridget Jones y su doble dosis de diarios peliculeros, y Diane Lane, divorciada en fase de superación personal “Bajo el sol de la Toscana”. Cine para consolarse entre reproche, exabrupto y lagrimón. Y tú: ¿dejas o te dejan?

Filmografía selecta de Ned Benson: Nacido en Nueva York en 1977, Ned Benson ha debutado en el cine haciendo triplete, con la visión de “ÉL”, la de “ELLA”, y la que nos llega de estreno, ambos/sendos… “ELLOS” (juntos, pero no revueltos). “Quiero que cada uno tenga una experiencia subjetiva al ver la película. Desearía que vean lo que ellos quieren ver. Así funciona la magia del cine. Cada uno tiene una experiencia personal y puede verse reflejado en ciertas cosas. Esta es la historia de dos personas que se quieren mucho pero no saben cómo hacerlo. Han compartido mucha vida juntos y han vivido cada emoción imaginable. Últimamente creo que Eleanor y Conor representan cualquier pareja de hoy, ya sea heterosexual u homosexual. Lo bonito de cualquier relación es poder encontrar tu propio lenguaje privado basado en la vida compartida y las experiencias que se van sucediendo ya sean buenas o malas. Los únicos que pueden entender la relación y hablar ese idioma son ellos dos. Cuando ocurre algo parecido a lo de Eleanor y Conor, puedes decir lo que quieras e intentar empatizar pero nadie, salvo el otro, sabe realmente lo que sucede” afirma su director y guionista ante la pregunta de cómo visionar y digerir la triple propuesta que nos ofrece.

MUST: Porque la pareja en la ficción, y sus dos intérpretes, se desnudan para/ante el espectador “voyeurista”; por ser una emotivo, elocuente y honesto retrato del “ni contigo ni sin ti”; por ser una historia demoledora y rompe-corazones; por su sutileza, su madurez y la unicidad de su propuesta (enriquecida seguro con el visionado de las dos partes por separado); por su hábil ejercicio de narración; por el feroz magnetismo de Jessica Chastain. Porque se supone que el amor es lo que mueve el mundo, y todavía sigue siendo un extraño desconocido al que incluso tememos… “Se acabó”.

 

TRAILER OFICIAL SUBTITULADO AL CASTELLANO

 

 

Coméntalo

comentarios