Impensable en términos de viga y hormigón y poco recomendado en lo relativo a dar forma a cualquier otro proyecto emocional. Pero cuando hablamos de moda, esta táctica caótica de hacer las cosas al revés podría acabar asegurándonos más de un éxito estético. Sobre todo si nos sabemos desenvolver en la arquitectura textil o el constructivismo fashion tan bien como la hace Vladimir Karaleev. Las propuestas de este diseñador búlgaro para la temporada SS15 beben del arte post moderno y fluctúan entre esa delgada línea que separa lo abstracto de lo funcional. ¿El resultado? Siluetas innovadoras, líneas geométricas y cortes experimentales con los que atraer todas las miradas a pie de costa o asfalto este verano. Moraleja: si la “casa” queda bonita, empieza por donde quieras.

Coméntalo

comentarios