Si eres de los que encuentra mayor atractivo en los fashion films que cuentan historias (siendo la ropa solamente un telón de fondo para el resto de elementos protagonistas), no dudes en pulsar el botón de play. Sun To Sun es la versión girl-centric que Kenzo ha hecho de Momotarō, un cuento popular japonés. Rodado en Kamakura, Fujisawa y Tokio, el film cuenta también con animaciones de Sanghon Kim y música del colectivo Geinoh Yamashirogumi. Un gran ejemplo de preciosismo con aires orientales aplicado al género que, además, no podía ser más coherente con la colección Pre-Fall de la marca, inspirada más que nunca en la herencia japonesa.