Pride (Pride). Matthew Warchus. Gran Bretaña, 2014. Comedia dramática.
Estreno 19 de marzo.

Cuando el ejercicio de los derechos civiles se ha convertido en algo (más o menos) cotidiano y los atentados contra éstos en algo (más o menos) anecdótico, un peligro sale al acecho: que el conformismo y la condescendencia se adueñen de las conciencias y saboteen el espíritu de lucha por eliminar de la ecuación ese componente variable, cuya incidencia en la verdad colectiva depende no tanto de la estadística como de la actitud personal, en el que radica la diferencia (por debajo) entre una sociedad y su ideal. Sea éste u otro el motivo, tanto el colectivo LGBT como cualquiera que defienda la igualdad de todas las personas ante la ley agradecerá que Matthew Warchus se haya puesto al frente del guión de Stephen Beresford para rendir homenaje a ese grupo de homosexuales londinenses que, hartos de ver pisoteados sus derechos cada día, fueron capaces de extender su empatía hacia un gremio que, si bien radicalmente distinto en su naturaleza e ideario, estaba sufriendo similar extorsión por parte del gobierno de Margaret Tatcher.

Y si de anécdotas hablamos, he aquí la muestra de que lo particular no dista tanto de lo general: en apenas unos días, la recogida espontánea de fondos para los mineros encabezada por Mark Ashton durante la Marcha del Orgullo Gay celebrada en Londres en 1984 dio paso al activismo puro y duro tras las siglas “LGSM” (“Lesbians and Gays Support The Miners”/“Lesbianas y Gays Apoyan a los Mineros”). Una asociación que, superada la reticencia inicial de los propios beneficiados, logró lo que parecía imposible: la hermandad entre dos grupos tan radical y tradicionalmente enfrentados como el LGTB y el minero, comenzada la conquista de este último con los vecinos de, nunca mejor dicho, un pueblo perdido en mitad de ninguna parte. Una marcha que sorteó barreras ideológicas y emboscadas mediáticas desde la tenacidad que brota de la sed de justicia, y que desembocó en un hito histórico: la resolución del Partido Laborista en 1985 en Bournemouth por la igualdad de derechos para personas LGBT gracias al apoyo del bloque de votos de National Union of Mineworkers, el sindicato nacional de mineros. Warchus pone esta historia viva en imágenes desde un enfoque que, si bien marcadamente optimista, sortea triunfalismo, dirigismo y proselitismo gracias no sólo al aval histórico de los hechos, sino al intimismo que desprende un elenco de actores en estado de gracia (fantásticos Ben Schnetzer y George MacKay) y a una hilaridad buenrollista de base que, como bien demuestran relativos taquillazos como Intocable o Pequeña Miss Sunshine, resulta lo más socorrido para limar asperezas y acercar posturas. Un título más recomendable, si cabe, si tenemos en cuenta que el pueblo que desconoce su Historia está condenado a repetirla.

 

Quién: Ben Schnetzer, vehemencia pura como Mark Ashton, el impulsor de LGSM, y George MacKay como Joe, personaje ficticio pero necesario que hace visible lo invisible: el drama de los gays y lesbianas que, aún hoy, continúan viviendo en armarios por temor a las represalias.
Qué: La paradójica alianza entre el colectivo LGTB y los mineros británicos en su pulso con La Dama de Hierro. 100 minutos de Historia (aún) viva.
Cuándo: Mediados de los 80.
Dónde: De una pequeña librería acondicionada como “cuartel general” del grupo a las calles, periódicos y televisores de toda Gran Bretaña.
Por qué: Por su celebración de la valentía, la solidaridad y la conquista de los derechos sociales.

 

TRÁILER

Posología: Cine de denuncia para (Casi) todos los públicos. Para localizar a los del “casi”, ver apartado siguiente.
Contraindicaciones: Reaccionarios, neonazis, homófobos y Schwartzenegger.
Efectos secundarios: Optimismo exacerbado. Subrayamos lo evidente: ser gay no es ninguna fiesta.
Véase también: C.R.A.Z.Y., notable aportación del canadiense Jean Marc-Vallée al cine queer con aroma 70’s, y Mi nombre es Harvey Milk, el biopic de Gus Van Sant sobre el pionero activista por la integración LGTB que se convirtió en el primer hombre abiertamente homosexual en ocupar un cargo público en Estados Unidos.
Pedigrí: Queer Palm en Cannes, Mejor Película en los British Independent Film Awards y nominación al Globo de Oro a la Mejor Comedia o Musical.

 

BANDA SONORA ORIGINAL

 

Coméntalo

comentarios